santiago

Pablo Cingolani*
 

Por la aparición con vida de Santiago
Santiago amigo, Santiago nuestro, Santiago compañero
Te chuparon apoyando a los hermanos mapuches
Por la memoria de Cristina Lincopán, por el Lorenzo que sigue en la lucha
Por y para todos mis hermanos mapuches
Desde allí, te escribo
 
Por la aparición con vida de Santiago
Por su vida y por el territorio que es vida para los mapuches
Porque el estado argentino deje de ser genocida, y los respete
Respete a mis hermanos, a mis peñis, a mis hermanos mapuches
Como lo que son. Nuestros paisanos los indios, todos hermanos, los hijos
Ejemplares de Nuestro Libertador San Martín
 
¡Mari, mari peñi, mari mari hermano!
¡Fuera Benetton, fuera Lewis de la Argentina!
¡Territorio y poder para los mapuches!
¡Mari, mari, peñi, mari mari, hermano!
¡Por una Argentina plurinacional, donde todos
Podamos abrazarnos!
 
Los mapuches son tan argentinos como el mate
Como Gardel, como Evita y como Perón. Los mapuches no son sólo nuestros hermanos
Son nuestra madre y nuestra sangre primera
Son nuestra madre siempre y también nuestro padre
Cuando hubo que defender el horizonte de acechanzas
Ellos estaban ahí, ellos siempre estuvieron. Porque son la sangre, porque son la tierra
 
Mari, mari, peñi, mari, mari, Lorenzo
Nunca jamás los vamos a volver a abandonar
Ojalá que la desaparición forzada de Santiago
Cimiente eso: el lazo indestructible que nos debe unir
Por tus territorios, por tu dignidad, por tu memoria
Y por la aparición con vida de quien nos une más
Nos fortalece más, no deja que nos rindamos.
 
Mari, mari, peñi, mari, mari, Santiago
Allí donde estés, estamos con vos
Allí donde te oculten, nosotros te vemos
Mari, mari, peñi, mari, mari, querido Santiago
O construimos una Patria para Todos
O no habrá una Argentina para nadie
Menos que menos para todos esos chupasangre
De los Benetton y de los Lewis 
Fuera de Argentina, váyanse ahora
—que el gobierno los apaña—
Antes que los echemos a patadas
Como se merecen, pobres hijos de mil putas
De esa peste, esa vergüenza, llamada capitalismo.

Mari, mari, peñi, mari, mari, argentino. Que vivís en las ciudades, que te obligan a comer
Todas las mentiras que difunden los medios
No les creas más, no los escuches más
Si vamos a construir una Patria de Verdad
Es con vos, pero es también con los mapuches
Que son la sangre, la madre y el padre
De esa nueva Argentina que nos merecemos todos.
 
Somos plurinacionales, o debemos ser. Somos argentinos:
Somos los hijos de San Martín y de Belgrano
Somos los hijos de Andresito y de Viltipoco
Somos los hijos irredentos de Túpac Amaru, de Katari y de Calfucurá
Somos los hijos amantes de Artigas y de Dorrego
Somos los hijos del Chacho y de Felipe Varela, nuestro padre inmortal
 
Somos argentinos, somos federales, somos montoneros
Somos irigoyenistas, somos peronistas
Somos mapuches, somos collas, somos guaranís
Somos todos excombatientes de Malvinas
 
Somos argentinos. Todos somos Santiago Maldonado
Somos todos esa Patria Profunda
Aunque nos maten, aunque nos desaparezcan
Nosotros vamos a vivir, a resistir
Por esa Argentina por la que respiramos y combatimos
Por esa Argentina por la que nos hieren y nos laceran
Por esa Argentina que sentimos siempre nuestra
 
¡Mari, mari, peñi! ¡Mari, mari, argentinos!, ¡mari, mari, Argentina!
Abramos los ojos, abramos el corazón
Por Santiago, por los mapuches, por los mártires, por todos nosotros.

*Escritor y poeta argentino.
 

LinkedIn