María Cusi, madre de José. Foto: Gonzalo Jallasi

Ahora EL PUEBLO /

Acongojada y con lágrimas, María Cusi, madre de José, de 34 años, relató cómo su hijo perdió la vida en los conflictos que se registraron en la localidad de Senkata en noviembre de 2019, cuando el gobierno de facto de Jeanine Añez apoyado por los militares ordenó disparar contra gente inocente.

Todavía con mucho dolor, Cusi señaló que un martes, mientras hacía su ruta hacia Senkata para llegar a su trabajo, su hijo recibió un impacto de bala que cegó su vida.

Ese día María recibió la llamada de un hombre, quien le informó que su hijo estaba accidentado y que lo trasladaron hacia el Hospital Japonés. Se dirigió inmediatamente al lugar y cuando llegó José ya estaba sin vida.

Desesperada quiso llevárselo a su casa para velarlo, pero la gente trasladó el cuerpo a la iglesia de Senkata, donde se encontraban otros cuerpos inertes, cuyo ambiente parecía una morgue. En el lugar realizaron la autopsia y entre sollozos la madre de José aun no entendía que pasó realmente.

“Me supliqué, ¿dónde está mi hijo?, dije, y una enfermera me pidió que no gritara. No había nada que hacer, pues estaba seco, estaba muerto, la bala le destrozó el rostro, no sabía qué hacer”, afirmó.

Después de dos años de lo ocurrido, María aún no supera la muerte de José, a quien lo recuerda con mucho cariño, pues era la persona que unía a su familia, tenía grandes sueños para ser algo en la vida.

Ahora pide justicia no sólo por la muerte de José, sino por todas aquellas personas que fallecieron en noviembre de 2019, y asegura que Jeanine Añez no debe beneficiarse con detención domiciliaria, sino con una condena de 30 años de cárcel.

linkedin