El delantero boliviano no dejó de entrenarse durante la cuarentena en Belo Horizonte. (Foto: Goal)

La Paz / Bolivia Deportes

El delantero boliviano Marcelo Martins volvió a entrenar en Cruzeiro, mientras su familia en Santa Cruz inició la entrega de la ayuda de vívires a los sectores más necesitados, tal como prometió el jugador.

Después de más de dos meses sin entrenar debido a la pandemia del coronavirus, Martins junto a sus compañeros del equipo de la Raposa reanudaron sus actividades este martes por la mañana.

El entrenador Enderson Moreira tuvo la oportunidad de trabajar por primera vez con los integrantes del plantel cara a cara, ya que fue contratado en medio de la emergencia sanitaria.

Por disposición técnica, el plantel entrenó dividido en cinco grupos, en dos horarios. Los primeros tres practicaron a partir de las 8.30; en tanto el segundo grupo de dos trabajó desde las 10.00.

Los futbolistas entrenaron con barbijos y cumpliendo con una serie de protocolos preventivos. La práctica se realizó sin la presencia de la prensa, como acontecerá en los próximos días.

Entrega de ayuda

La familia de Martins, radicada en Santa Cruz, comenzó ayer con la distribución de las 3.000 bolsas de alimentos que comprometió el futbolista.

Personas con escasos recursos de las poblaciones de Minero y Copa Bélgica, fueros las primeras beneficiadas. Después de cumplir con el cometido en la capital oriental, la donación llegará a gente humilde de Cochabamba y La Paz. Para ese objetivo, Martins destinó 100 mil dólares.