Personal de salud atiende a los contagiados con el virus en EEUU. Foto: AFP.

Bolivia Digital

La cantidad de contagiados por el coronavirus alcanzó y superó la barrera del millón de personas en el mundo en esta jornada en medio de los intentos por la búsqueda de medicamentos para su tratamiento y de una vacuna.
La Universidad John Hopkins, con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras fuentes, reportó que hay 1.002.159 personas infectadas con la enfermedad, con al menos 50 mil muertes, pero también 200 mil recuperados.
El país más afectado es Estados Unidos, que superó los 230 mil, de los cuales más de 5.000 fallecieron. Italia, España, China, Alemania y Francia son los otros países con más casos confirmados por COVID-19, pero con diferencias significativas en cuanto al número de muertes.
En América Latina los que más sufren son Brasil (5.717 contagiados), Chile (3.404), Ecuador (2.758), México (1.378) y Perú (1.323). En cuanto a fallecidos, Brasil llora por 201 personas, Ecuador por 146, República Dominicana por 57, México por 37 y Panamá por 30.
En Francia hay desilusión porque el medicamento hidroxicloroquina, que combate la malaria, no está funcionando con los pacientes de coronavirus. “Lo hemos usado porque era una de las esperanzas, pero no tenemos la impresión de que haya una eficacia espectacular, incluso probablemente no sea efectivo”, dijo Éric Caumes, jefe de enfermedades infecciosas en el hospital Pitié-Salpetriére, de París.
Mientras que en Israel anuncian que una vacuna contra el COVID-19 estaría lista en agosto para ser lanzada al mercado. La vacuna estaría lista en unos días y sería probada en humanos a partir del 1 de junio.
“Estamos en las etapas finales y en unos pocos días tendremos las proteínas, el componente activo de la vacuna”, dijo el doctor Chen Katz, líder del equipo de biotecnología molecular del Instituto de Investigación de Galilea (Migal).
Se trata de una vacuna que es trabajada desde hace cuatro años para combatir varios virus, inicialmente estaba destinada para la bronquitis infecciosa, que afecta a las aves, pero ahora fue adaptada contra el coronavirus y se aguarda que pueda ser efectiva.