Las mascotas por la época de cuarentena reciben mayor atención de sus propietarios, que podría traducirse en cuadros de depresión tras concluir esta etapa. (Fotos: Erika Ibargüen).

Es importante jugar con ellas y mantenerlas distraídas para que no sientan el cambio de rutina que mantenían en días normales antes del coronavirus.

Erika Ibargüen/Bolivia Digital

Tanto el perro como el gato advierten las emociones de sus dueños, y les afecta cuando no comprenden cómo pueden compensarles. Estos animalitos pueden percibirlo todo, y más cuando están acostumbrados a ciertas rutinas que se vienen repitiendo y que de pronto desaparecen.

Al terminar la cuarentena es posible que los animalitos sufran del llamado “hiperapego”, que se traduce como un exceso del vínculo con el ser humano.

“Esto altera a cualquier animal, el hecho de no saber qué es lo que está pasando. Estos animalitos están más cerca de sus referentes más importantes, que son sus dueños, pero sobre todo los que más los consienten”, dije Carlos Campero, veterinario de la institución Huellitas Sanas, que recomienda tratar de darles más atención.

Las mascotas deben mantenerse ocupadas jugando.

“La afinidad que establecen con nosotros permite que nuestros estados de ánimo, sobre todo en las situaciones de angustia, tristeza y preocupación, repercutan en nuestras mascotas. Ellas permanecen cerca nuestro y se acurrucan a nuestros pies, como si dijeran ‘estoy contigo’”, explicó.

Por esta razón, como no podrán salir a la calle por tiempos mayores a los 5 o 10 minutos, y en caso de no tener patio, es recomendable hacer que jueguen con alguna pelota o algún juguete de su preferencia hasta agotarse y quedar exhaustos.

Campero manifestó que en la caso de los gatos es un poco más fácil manejarlos, pues todos saben que son mucho más independientes y que si deciden salir, lo hacen incluso por las ventanas y se van a los techos, aunque solo se queden recostados tomando sol.

“En cambio los perros dependen más de sus dueños, deben esperar a que los saquen, les den alimento e incluso los acaricien y jueguen con ellos, por eso es que sienten más los cambios de rutina”, explicó.

AISLAMIENTO

En esta época en la que las personas están muy susceptibles al contagio del coronavirus y evitan en lo posible de salir a las calles para no tener contacto con otras personas, y más que todo llevar el virus a sus casas al regresar, es que se presenta el problema de tener que sacar a su mascota a la calle.

Debido a las condiciones que establecen el aislamiento, la rutina de paseo de las mascotas, que resulta imprescindible, debe modificarse.

“Es necesario sacar al animalito al menos de 5 a 10 minutos muy cerca de casa y limpiarle las patas al ingresar con un trapo mojado”, detalló Campero.

Sus rutinas fueron modificadas por la cuarentena, las mismas que deben ir retomándose poco a poco.

Advirtió que no es bueno realizar la limpieza con agua y lavandina y tampoco con alcohol, porque podría irritarles la piel y causarle alguna otra enfermedad.

“Agua sola o agua con jabón si es necesario, pero alternar este lavado cada que la mascota salga (2 o 3 veces al día)”, indicó.

También se le puede limpiar con toallitas húmedas sobre el lomo o la piel para prevenir.

Es importante también sacar al perro con correa y llevar una bolsa para recoger sus desechos, dejándolo disfrutar en el camino del olfateo al reconocer su territorio.

ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

Al terminar la cuarentena es posible que los animalitos sufran del llamado “hiperapego”, que se traduce como un exceso del vínculo con el ser humano.

“Si bien la fecha de finalización del aislamiento se traduce en 15 días más, es importante comenzar a trabajar ahora con ellos para reducir al máximo la ‘ansiedad por separación’, que se dará cuando su dueño retome su rutina normal y ellos se vuelvan a encontrar sin ese estímulo”, sostuvo.

La ansiedad por separación se manifiesta en un animal que, cuando sus dueños no están, ladra, rompe cosas, rasca las puertas, aúlla o se lastima y hace sus necesidades en lugares inadecuados.