INTER - Argentina - AFP

 

EFE / Argentina – Edición impresa

Mauricio Macri finalizará hoy su mandato como presidente de Argentina, luego de cuatro años en los que dejó su legado en varios aspectos y que lo convierten en el primer mandatario no peronista que completa su período en tiempo y forma en los últimos 90 años.

El líder de la coalición Cambiemos, que cederá hoy el mando al peronista Alberto Fernández, encabezó ayer su última reunión de gabinete después de varios días de muchos “últimos” eventos, en los que se despidió de sus simpatizantes e hizo balance de su gestión, no exenta de autocrítica, ya que el pasado jueves “lamentó” los resultados arrojados por su política económica.

“Lamento no haber podido ofrecer mejores resultados en estos años. Nos chocamos contra la misma piedra de tantas décadas en la vida de los argentinos: el dólar. Con cada suba del dólar venían después la inflación y el aumento de la pobreza”, dijo en un mensaje público.

El problema de la economía

Macri llegó a la Casa Rosada a finales de 2015 como una alternativa a 12 años de gobiernos del peronismo kirchnerista, con la apertura económica como bandera y con un inicio de mandato en aguas calmas que viró drásticamente a mediados de 2018, cuando el país entró en una crisis económica de la que todavía no puede salir.

La devaluación de la moneda y la inflación se convirtieron en los principales quebraderos de cabeza del todavía Presidente, quien además tuvo que enfrentar la bajada de la actividad industrial y aumentos significativos en la tasa de pobreza.

Su gobierno adoptó una serie de medidas para aplacar la situación, como la congelación de precios de varios productos de la canasta básica o la suspensión de los aumentos en la tarifas de agua, luz y transporte, con las que buscaron “llevar alivio al bolsillo” de los ciudadanos, mientras en las calles crecía el clima de protesta y descontento.

Las encuestas comenzaban a vaticinar una reelección complicada para un oficialismo con bajos índices de aprobación y que el pasado 11 de agosto, día de las elecciones primarias, sufrió un duro revés cuando las urnas dieron una ventaja de 15 puntos a la coalición peronista.

Los mercados internacionales reaccionaron ante estos resultados con una salida de divisas que desembocó en otra fuerte devaluación del peso, lo que hizo más difícil todavía el último tramo del Ejecutivo macrista, obligado a controlar la economía del país y al mismo tiempo intentar revertir los duros resultados electorales en poco más de dos meses.

La venta de dólares de las reservas internacionales por parte del Banco Central y la imposición de un “cepo” para la compra mensual de la divisa norteamericana consiguieron aplacar la ira de los mercados, y Macri se lanzó a la carretera para llevar la campaña del “Sí se puede” por todo el país.

El 27 de octubre se corroboró la vuelta del peronismo al poder con el triunfo de Fernández en los comicios, y a pesar de que Macri consiguió una meritoria remontada se quedó a las puertas de revalidar el triunfo de 2015, aunque sí consiguió otro hito, ser el primer mandatario no peronista en llegar hasta el final del mandato desde principios del siglo pasado.

Muchos fueron los mandatarios que dejaron la Casa Rosada antes de tiempo, aunque tal vez el más célebre sea el radical Fernando de la Rúa, quien en 2001 y en medio de una severa crisis económica abandonó la residencia presidencial en un helicóptero, protagonizando unas imágenes inéditas que ahora son historia dentro de la política argentina.

Bolsonaro no asistirá a la posesión de Fernández

El Gobierno brasileño informó que ningún representante oficial viajará a Buenos Aires para la asunción del nuevo presidente electo.
El mayor socio comercial de Argentina estará representado solo por el embajador en Buenos Aires, Sérgio Danese.

Así también el presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, viajará junto al mandatario actual, Tabaré Vázquez, a Argentina a la ceremonia de Alberto Fernández como nuevo jefe de Estado.

Los presidentes de Cuba, Miguel-Díaz Canel, que ya se encuentra desde el domingo en ese país, y Paraguay, Mario Abdo Benítez, también confirmaron su asistencia, así como la recién nombrada presidenta del Senado de España, Pilar Llop.

La presidencia de Chile anunció, en tanto, que el mandatario Sebastián Piñera estará presente en la ceremonia, en el primer viaje que realizará fuera de su país desde el estallido social, el 18 de octubre.

Por México asistirá la secretaria de la Gobernación, Olga Sánchez, en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, mientras que los cancilleres Gustavo Meza Cuadra representarán a Perú y Denis Moncada a Nicaragua.

Investidura

La transición se realizará en el edificio del Congreso Nacional.

Alberto Fernández deberá seguir una serie de normas protocolares al tomar el bastón de mando y la banda de manos de Mauricio Macri.

En la Plaza de Mayo, de la que fueron retiradas las rejas, se armaba un gran escenario de 50 metros donde se prevé una gran celebración.

LinkedIn