Fernando Romero, representante del Sirmes. (Foto: Eju Tv)

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

El Sindicato de Ramas Médicas de la Salud Pública de La Paz (Sirmes) realizará hoy, de 12.00 a 13.00, un paro de brazos caídos por las agresiones contra los médicos en el municipio de Caranavi, además de la falta de bioseguridad y de ítems, entre otras observaciones.

El sector reclama 310 ítems comprometidos, 10 mil equipos de bioseguridad para cada institución de salud en La Paz y 50 ventiladores de alta gama para las terapias.

“Los médicos estamos siendo víctimas de mucha agresión, persecución y amenazas de muerte, como en Caranavi, además de la falta de equipos de bioseguridad comprometidos por las autoridades que no están llegando. Todos los días hay más enfermos de COVID-19 en La Paz y en el país, y todos los médicos estamos expuestos por no ser incluidos en la Ley General del Trabajo”, dijo Fernando Romero, representante del Sirmes en entrevista con ATB.

Señaló que el repliegue de los médicos desde el municipio de Caranavi fue necesario y que mientras no existan las garantías por parte de las autoridades, no retornarán al lugar, donde la atención a pacientes es necesaria.

Reclamó la necesidad de unidades de terapia intensiva, que son vitales para pacientes infectados con coronavirus.

“Estamos preocupados porque los equipos no hayan llegado y por la corrupción que se presenta en una etapa tan delicada, por todo eso hoy realizaremos una medida de protesta porque estamos luchando por la salud del pueblo boliviano”, sostuvo.

Agregó que el problema se presenta cuando, «si bien logran iniciar algunos acuerdos, de pronto cambian al ministro de salud o al director del Sedes y hay que volver a iniciar de cero todo el avance logrado”, comentó.

“Lamentablemente hay pacientes que están es estado crítico y dependen de estos ventiladores, y no contamos con estos equipos por eso cumpliremos hoy esta medida de presión”, comentó.