Los trabajadores en Salud de El Alto piden garantías para desarrollar su labor. (Foto: El Alto es Noticia)

Bolivia Digital/

Médicos de al menos seis centros de salud de El alto se replegarán este lunes debido a las agresiones que sufrieron en pasados días en esa urbe, que incluso puso en riesgo sus vidas al ser atacados a pedradas por violentos manifestantes que rompieron la cuarentena.

El ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas (Sirmes) de El Alto, Daniel Casas, indicó que esta medida tiene lugar ante la falta de seguridad a la que se expone el personal de salud.

“No tenemos el servicio de transporte ni siquiera del municipio para ser transportados. Esto será temporal hasta que las autoridades puedan darnos garantías”, señaló en una entrevista con la Red Unitel.

Los médicos que se retiran pertenecen a los Distritos 7 y 14. Asimismo, analizan el repliegue del personal de otras zonas.

Esperan que las autoridades del Gobierno y la Alcaldía puedan tomar las medidas respectivas para que los galenos realicen su labor, además de salir y llegar de manera segura a sus viviendas.

Una turba atacó el pasado jueves en la noche un bus edil que trasladaba a personal de salud, supuestamente como medida de protesta para que el Gobierno efectúe la convocatoria a elecciones presidenciales a la brevedad posible.

Tras el encendido de fuegos artificiales convocado a nivel nacional por el Movimiento al Socialismo (MAS), decenas de personas procedieron a bloquear distintas calles y avenidas de la urbe alteña, infringiendo así las medidas de emergencia instauradas contra el coronavirus.

Según reportes policiales, entre los detenidos se encontraban personas que habrían ingerido bebidas alcohólicas.

A esas agresiones se suma el amedrentamiento que sufrió una enfermera por parte de un grupo de vándalos, que impidió el paso de su vehículo amenazándola con quemar este y arrojarlo al río.

Minuto de protesta

El presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, informó que en una reunión con los presidentes de las sociedades científicas se expresó la molestia e indignación por la agresión que sufrió personal médico en la ciudad de El Alto y se determinó realizar un minuto de protesta en los centros hospitalarios de La Paz.

Asimismo, Larrea advirtió que si el personal médico sufre nuevamente alguna agresión, se lo replegará a la ciudad de La Paz.

«Nosotros pedimos a la población de El Alto que tenga consideración con los profesionales, pueden tener un hijo o algún pariente médico o del sector salud; lo único que queremos son garantías para poder trabajar, caso contrario lo único que estamos haciendo hoy es poner en riesgo la integridad física de los colegas», dijo.

Ministro respalda repliegue

El ministro de Obras Públicas, y delegado presidencial en La Paz, Iván Arias, respaldó el pedido del repliegue del personal de salud que atiende y vive en la ciudad de El Alto, tras los ataques registrados en los últimos días por parte de grupos vandálicos.

«Con el Director del Sedes de El Alto se acordó que personal de salud que no tenga garantías no trabaje, porque los vecinos dicen que el virus es una mentira y están cometiendo abusos a ese personal los vamos a replegar a otros lugares, a otras zonas donde la gente los recibe con mucho cariño, los respeta y los valora», señaló en una entrevista con radio Panamericana.

La autoridad coincidió con el pedido del director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz, René Sahonero, en consonancia con la solicitud de la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de Salud Pública de Bolivia (Fesimres) y del Colegio Médico de El Alto, que solicitaron el repliegue de profesionales de cuatro establecimientos de salud.

Pumakatari pide garantías para operar

Mediante un comunicado, La Paz BUS pidió garantías de trabajo y óptimas condiciones de seguridad para los buses PumaKatari, ChikiTiti y WaynaBus, de la ciudad de El Alto, luego de que este último sufrió daños de consideración en dos de sus unidades.

“Trabajamos desde la madrugada hasta altas horas de la noche para asegurar el transporte para nuestros médicos y así garantizar el servicio de salud, un derecho humano fundamental. Pedimos se garanticen las condiciones de seguridad para quienes trabajamos arduamente en esta cuarentena y así resguardar la integridad de nuestro personal y buses”, se lee en el comunicado.