Infografía: Yuri Rojas

Luis Cruz /

El opositor Carlos Mesa fue el gestor del golpe de Estado en 2019 al rechazar los resultados de la elección presidencial del 20 de octubre de ese año. Además convocó a movilizaciones bajo un falso discurso de fraude electoral que motivó el desconocimiento institucional y constitucional en el país.

El postulante presidencial de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, en 2019, en un cabildo de San Francisco, convocó a una movilización nacional para desconocer los resultados basado en un preinforme de la Organización de Estados Americanos (OEA) que nunca habló de fraude, sino de irregularidades en algunas mesas, hechos que nunca fueron respaldados.

El 21 de octubre de 2019 dijo: “Queremos remitirnos a los cabildos que fueron clarísimos en decir que la sociedad boliviana no iba a reconocer un resultado manejado fraudulentamente como en este caso. Lo que los cabildos adelantaron se ha producido y lo que los cabildos establecieron es un desconocimiento de este fraude escandaloso (…) Confiamos en que la ciudadanía no va a aceptar esta votación, no va a aceptar este resultado que está totalmente tergiversado y amañado”.

El 26 de octubre, Mesa leyó un comunicado que desconoce el resultado de la elección “y las consecuencias políticas y jurídicas del mismo por ser éste el resultado del fraude y el incumplimiento de la voluntad popular”.

Llamado al desacato

La exdirectora de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) Teresa Morales, en entrevista con Ahora El Pueblo, recordó que el 29 de octubre Mesa, rodeado de su militancia, dijo “¡Aquí estoy! O voy a la cárcel o voy a la presidencia”.

“Carlos Mesa convocó a la población a rebelarse contra el llamado fraude y se hizo un cabildo donde dijo: ‘Voy a ser presidente o voy a la cárcel’. Él fue quien estimuló, junto a otros golpistas como Luis Fernando Camacho”, sostuvo.

Señaló que a eso se sumó el motín de la Policía Boliviana y el pedido de renuncia del presidente por el Alto Mando de las Fuerzas Armadas (FFAA), lo que fue efusivamente saludado por Mesa.

“En ese sentido es que Carlos Mesa, junto con los demás en cabildos, llamó a la rebelión y a no aceptar los resultados electorales para consolidar el golpe de Estado”, precisó Morales.

Propuso a Añez como presidenta

Teresa Morales develó que Mesa propuso que la entonces senadora Jeanine Añez asuma la presidencia de facto.

Relató que en la tarde del 12 de noviembre, en la Universidad Católica Boliviana (UCB), Carlos Mesa, Jorge Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina, Jerjes Justiniano, monseñor Eugenio Scarpellini y León de la Torre, de la Unión Europea, intentaron consensuar con el Movimiento Al Socialismo (MAS) una salida constitucional a la sucesión presidencial, pero que no prosperó porque ya habían acordado (ellos) un plan B: que Jeanine Añez sea presidenta.

“Ninguna salida llevaba a lo que ellos querían para instalar un gobierno. Con toda claridad, Carlos Mesa le preguntó a Adriana: ‘¿Qué le parece que Jeanine Añez fuera presidenta?’ Estaban sentados frente a frente, y Adriana le dijo: ‘Yo no entiendo por qué me preguntan si ya la señora Añez se está moviendo en la cápsula presidencial; seguramente ustedes habrán decidido cosas’”, recordó Morales.

Trata de lavarse las manos

El vocero presidencial Jorge Richter denunció que el jefe de Comunidad Ciudadana, en su afán de buscar impunidad por su participación en el golpe de Estado de 2019, intenta ahora posicionar la narrativa de que no fue un incitador y socio del régimen de facto de Jeanine Añez.

“Decir que se van a apoyar los juicios de responsabilidades por los delitos de corrupción es bueno, pero eso no lo exime o lo exculpa de la responsabilidad de participación que él (Mesa) ha tenido en el golpe de Estado como actor central de una de las secuencias que ha sido la amplificación del fraude, de esa narrativa de fraude que hasta el día de hoy no ha podido demostrar”, manifestó.

Un actor fundamental en el golpe de Estado

El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, aseguró que la investigación de que en noviembre de 2019 hubo un golpe de Estado probará que Carlos Mesa está comprometido, porque fue uno de los que impulsó las movilizaciones que antecedieron a la ola de conflictos y a la represión militar. “Para nosotros está totalmente claro que hubo golpe de Estado y estamos esperando los resultados finales del organismo internacional. (…) Mesa quiere lavar su imagen, no quiere aceptar que ha sido parte de todo este complot que ha pasado en nuestro país. Eso es lo único que le preocupa por el momento, porque la justicia tarde o temprano le va a caer a toda esa gente que ha cometido delitos en nuestro país”, manifestó.

La derecha se reunió en la Universidad Católica Boliviana

El 12 de noviembre de 2019 en la Universidad Católica Boliviana (UCB) se instaló una reunión en la que participó el jefe de CC, Carlos Mesa, acompañado de sus asesores Ricardo Paz y Carlos Alarcón; Jerjes Justiniano, en representación del presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho; Samuel Doria Medina, jefe de Unidad Nacional (UN), acompañado de Roberto Moscoso; Jorge Tuto Quiroga y su asesor Luis Vásquez Villamor; monseñor Eugenio Scarpellini; León de la Torre de la Unión Europea (UE) y Juan Carlos Núñez, de la Fundación Jubileo para que Jeanine Añez asuma como presidenta.

linkedin