Al menos 500 bolivianos esperan su ingreso al país en la frontera con Chile. (Foto: Telesur).

Javier Prado/Bolivia Digital

Una mesa técnica conformada por el Gobierno central definirá en las próximas horas si autoriza el ingreso de otros 500 conciudadanos bolivianos que se encuentran en Colchane, frontera de Chile con Bolivia, y que generaron tensión en días pasados.

“El Ministerio de Salud, la Cancillería, Defensa Civil y el Ministerio de Gobierno están trabajando en los detalles. Un vocero oficial en las próximas horas comunicará cuál será el procedimiento al cual Migración se someterá para el ingreso de estas 500 personas”, informó este sábado el director nacional de Migración, Marcel Rivas.

En este aspecto, aseguró que se tiene que ver primero el tema del albergue para que ingresen a una cuarentena estricta, que el país lleva adelante para evitar la propagación del coronavirus (COVID-19) y que no se puede violar.

Rivas insistió en que hay un ingrediente político en la movilización en la frontera, que el Gobierno atribuyó al Movimiento al Socialismo (MAS).

“Está claro que hay infiltrados y eso ya se ha declarado. En lo operativo hemos detectado que son aproximadamente 500 ciudadanos”, indicó.

Sin embargo, el Alcalde de Colchane declaró que hay unos 800 que quieren ingresar, mientras que Rivas agregó que esa autoridad no quiere entregar las listas de los ciudadanos, pese a que se las solicitó mediante un requerimiento oficial.

Por otro lado, aclaró que ni un solo boliviano emitió su solicitud expresa de ingresar al país por Migración.

“El procedimiento es acercarse a un punto migratorio y solicitar su ingreso. Hasta ahora ni uno solo lo ha hecho, sí por WhatsApp o teléfono, con quienes estamos en contacto, pero están en función a las determinaciones que decida la mesa técnica”, indicó.

Asimismo, apuntó que existe un grupo al que tiene identificado que se fue directamente por las laderas, ejerciendo violencia y atacando con piedras al Ejército boliviano.

“Son 33 personas identificadas que han causado desorden en Pisiga y, como es de conocimiento público, tres se sometieron a procedimiento abreviado y obtuvieron una sentencia de tres años de cárcel; este lunes se llevará a cabo la audiencia de otros dos que están a la espera de lo que diga la justicia”, especificó Rivas.

Sobre el resto, agregó que aparentemente se encuentra en calma, sin embargo, nota mucha agresividad y un objetivo político latente, que aguarda lo que haga el Gobierno para volver a atacar.