5e00fdf959bf5b3b862581ce

 

RT/Bolivia Digital

El Gobierno de México, mediante la Secretaría de Relaciones Exteriores, expresó su «profunda preocupación» por la «presencia excesiva de personal de servicios de Inteligencia y de seguridad bolivianos» que vigilan tanto la Residencia como la Embajada de México en Bolivia, desde el pasado 11 de noviembre.

México pide respetar y cubrir cabalmente las obligaciones del Estado boliviano respecto del artículo 22 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Las declaraciones del Ejecutivo de López Obrador se produjeron después de dar asilo a 25 bolivianos luego de la renuncia del expresidente Evo Morales. La mayoría de los refugiados en la Embajada son exfuncionarios y legisladores afines al presidente depuesto.

El artículo 22 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas establece una serie de medidas para garantizar la protección y el respeto de las sedes diplomáticas, aún en casos en los que un Gobierno extranjero decide dar refugio o asilo a personas de un país a través de su Embajada.

De este modo, la Convención de Viena sostiene que «los locales de la misión diplomática son inviolables», por lo que, legalmente, se prohíbe la injerencia de agentes de seguridad de un país sobre las Embajadas extranjeras asentadas en su territorio.

«México confía en que se respetarán la inviolabilidad de los inmuebles diplomáticos y se llevarán a cabo las medidas correspondientes para garantizar el resguardo y la protección de la integridad física del edificio de la Misión Diplomática tanto interior como exterior, así como de los agentes diplomáticos acreditados, en cumplimiento a los compromisos internacionales de los que forma parte», señaló la cancillería mexicana.

En tanto que la Ministra de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional, Karen Logaric, aseguró que Bolivia es respetuosa de las inmunidades diplomáticas y de los privilegios, “todo esto amparado en las convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas”.