Una mujer deja caer las cenizas sobre su cabeza como parte de la tradición. (Fotos: Jorge Mamani)

Bolivia Digital

La Iglesia Católica celebra este 17 de febrero el tradicional Miércoles de Ceniza, dando inició a la cuaresma en medio de la emergencia sanitaria por la propagación del Covid-19, que obliga a cambiar la tradición de recibir la ceniza en la frente a dejarla caer en la cabeza.

“Hoy bajamos la cabeza para recibir las #cenizas. La #cuaresma es un abajamiento humilde en nuestro interior y hacia los demás. Es entender que la salvación no es una escalada hacia la gloria, sino un abajamiento por amor. Es hacerse pequeños”, explicó el papa Francisco en su cuenta de Twitter.

Cientos de feligreses visitaron las iglesias para sumarse a la celebración y ahora, debido a la pandemia, el sacerdote deja caer la ceniza en la cabeza de los fieles. 

Un joven recibe la ceniza en la cabeza.

Esta medida fue cambiada por el Vaticano para evitar el contacto físico y prevenir la propagación de coronavirus. Además, las personas mantuvieron las medidas de bioseguridad como el distanciamiento físico y el uso de mascarillas.

La Cuaresma dura 40 días y es un tiempo para prepararse para recibir la Pascua, la cual comienza el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo, comentó el sacerdote Saúl Gutiérrez de la iglesia Corazón de Jesús de la ciudad de La Paz a Unitel.

“Para la Iglesia Católica la Cuaresma es un tiempo de perdón, reflexión y de reconciliación, que está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia, que habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto y de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública”, rememoró.

Devotos celebran el Miércoles de Ceniza en la iglesia San Francisco de la ciudad de La Paz.
LinkedIn