Un grupo de ciudadanos en los límites entre Bolivia y Argentina. (Foto: Internet)

Redacción Central / Bolivia

El ineficiente manejo de la emergencia de salud por el coronavirus en Argentina causó que la curva de contagios crezca, lo que podría provocar rebrotes en nuestro país. Por ello, el Estado ha tomado previsiones inmediatas y dispuso cuatro medidas de contención y bioseguridad en las zonas fronterizas de Yacuiba, Bermejo y Villazón.

El director de la Dirección General de Migración, Marcel Rivas, informó que los ciudadanos bolivianos que pretendan ingresar a Bolivia desde Argentina deben presentar un certificado médico COVID-19 aprobado por los protocolos de los ministerios de Salud, Defensa, Obras Públicas, Gobierno y Cancillería.

Dicho certificado debe ser emitido por una institución reconocida a nivel internacional en Argentina.

Previo al recibimiento de esos ciudadanos, el Ministerio de Salud deberá desplegar a las brigadas de control fronterizo a dichas zonas limítrofes.

A los ciudadanos que cuenten con ingreso autorizado por la Cancillería se les exigirá una prueba de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR, por su sigla en inglés) negativa, con máximo siete días de vigencia, de acuerdo con protocolos argentinos.

La Unidad de Control Migratorio aplicará esta resolución a nivel nacional y la difundirá entre los compatriotas que quieran ingresar a territorio nacional en próximos días.

“Solo las fronteras con Argentina estarán controladas e incrementadas sus medidas de bioseguridad ante la amenaza de contagios. Los que quieran ingresar deben cumplir con lo que se les pide”, remarcó.