Los compatriotas a su ingreso el sábado a territorio nacional y ubicarse en el campamento Tata Santiago. Foto: ABI.

Gonzalo Pérez Bejar

El director Nacional de Migración, Marcel Rivas, afirmó este lunes que se identificó a las personas que pretenden “romper” la cuarentena en el campamento tata Santiago de Pisiga, lugar en el que cumplen la medida sanitaria 480 ciudadanos bolivianos que ingresaron el sábado a territorio nacional provenientes de Chile.

“Estos ciudadanos lo único que están buscando es instigar, lo único que buscan es romper la cuarentena. Serán detenidos y procesados, van a someterse directamente a las leyes de nuestro país”, advirtió la autoridad al mencionar que se cuenta con los números de celulares con los que hicieron contacto y recibieron instrucciones de carácter político.

Dijo que se cuenta con informes de inteligencia que revelan la intención de estas personas que luego entrar a Oruro generaron disturbios y violencia.

“Eso no se los vamos a permitir. Estos cuadros políticos masistas están repartiendo hasta Bs 300 cada día a los ciudadanos que vinieron», declaró a Bolivia TV.

Advirtió que el Gobierno no permitirá que grupos radicales generen disturbios y alteren la cuarentena decretada en el país, además de la ciudad de Oruro, donde se obtuvieron resultados positivos y se frenó la propagación del COVID-19 gracias a la disciplina con la que la población acata las medidas de prevención.

Los 480 compatriotas bolivianos que desde el sábado cumplen la cuarentena de 14 días en el campamento Tata Santiago, ubicado en dependencias de la Aduana, en la región fronteriza de Pisiga, se encuentran en buen estado de salud y una vez que concluya su permanencia allí los ambientes podrán ser ocupados por otros connacionales que quieran retornar al país.

La autoridad afirmó que mantienen una «disciplina militar», porque considera que no están en el campamento de “vacaciones o descanso”. “Este es un centro de cuarentena en el que se cumplen con disciplina y estricto cumplimiento con los protocolos de salud, los garantiza la fuerza pública y los efectivos del Ejército”, aseguró.

Rivas también informó que se alista un segundo campamento ubicado a 200 metros de las instalaciones de la Aduana Nacional, donde se pretenden recibir a otros compatriotas que ingresen al país.