thumbnail_bd70719eceaebd3d0a100976b001025256ff9cc2

 

Prensa latina – Edición impresa

Tras una semana de caos y violencia, en la que los manifestantes prodemocracia paralizaron la actividad en Hong Kong, soldados chinos salieron brevemente este sábado de sus cuarteles en este territorio para ayudar a limpiar escombros y barricadas dejadas por las protestas.

“Soldados del Ejército Popular de Liberación (EPL) en Hong Kong ayudaron a los residentes a despejar las carreteras y fueron aplaudidos por los vecinos”, indicó el ejército chino en la red social Weibo.

Las salidas del Ejército chino en esta excolonia británica son excepcionales y los militares se mantienen en un discreto segundo plano. Un portavoz del Gobierno de Hong Kong precisó que no se había solicitado la ayuda de las tropas chinas en la zona de Kowloon Tong de Hong Kong y que su salida “fue iniciativa suya”.

La televisión de Hong Kong mostró a unos 100 hombres vestidos con pantalones cortos y camisetas recogiendo ladrillos, escombros y reparando barreras, antes de regresar al cuartel. El despliegue duró menos de una hora.

Un grupo de personas salió a las calles para aplaudirlos.

“Los hongkoneses saludan la iniciativa de los soldados (…) que recogieron el sábado el desastre dejado por los amotinados”, publicó en Twitter el diario Global Times, considerado cercano al poder central en Pekín.

Desde junio, Hong Kong vive un movimiento sin precedentes contra la injerencia de Pekín en este territorio semiautónomo de 7,5 millones de habitantes, que sufre su mayor crisis política desde que en 1997 volviera a la soberanía china.

La crisis había entrado esta semana en una nueva fase, más radical, con la adopción por los manifestantes de la estrategia de la “eclosión general”, que consiste en multiplicar los bloqueos y los actos de vandalismo.