Efectivos de las Fuerzas Armadas (FFAA) colaboran con las autoridades locales y la población en la lucha contra el coronavirus. (Foto: Ministerio de Defensa)

Bolivia Digital / AFP

Militares comenzaron a patrullar este jueves la ciudad de Cochabamba bajo la consigna de «todos somos soldados» contra el COVID-19 para inducir a la población a permanecer en sus casas y evitar contagios.

El lema busca además elevar «la moral» de la tropa, que «ha estado combatiendo en lo que hemos llamado la guerra contra el COVID-19», explicó el coronel Danny Cuadros, de la Séptima División del Ejército.

El Gobierno desplegó anteriormente militares en la oriental Santa Cruz, donde se encuentra la mitad de los más de 400 infectados en el país. Hasta ahora el virus ha cobrado la vida de 29 bolivianos.

Como parte del despliegue en Cochabamba, tercera ciudad del país después de Santa Cruz y La Paz, bandas militares tocarán música autóctona el viernes en las calles.

Cuadros llamó a la población a embanderar la ciudad y salir a sus balcones, azoteas o ventanas, pero no aglomerarse en las calles.

La consigna ayudará «en esta guerra contra este virus (…) a incrementar y mantener la moral de nuestro personal», declaró de su lado el comandante de la guarnición militar de Cochabamba, general Alfredo Cuéllar.

Desde que se inició la emergencia por el coronavirus en Bolivia en marzo, el Gobierno se apoyó en militares y policías para hacer cumplir el confinamiento total, con cierre de fronteras y espacio aéreo, y la limitación para circular en las calles. 

El encierro obligatorio fue extendido hasta el 30 de abril.