El Gobierno, a través del Ministerio de Salud, tomó el control del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba. (Foto: Internet).

Jorge Castel / Bolivia Digital

El Gobierno, a través del Ministerio de Salud, tomó el control del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba con el fin de mejorar la coordinación para atender la pandemia del coronavirus. Al momento, su nuevo director descartó irregularidades en esa institución.

“No hubo irregularidades, yo no conozco de alguna, lo que sí hubo son niveles de falta de coordinación. En este tipo de epidemias debe haber un mando único porque estamos como en guerra, pero no hubo mando único, no sabemos por qué, pero no queremos responsabilizar a nadie”, dijo el director interino del Sedes, Miguel Ángel Delgado.

De esta forma, Delgado informó que el mando único estará a cargo del Ministerio de Salud como cabeza de sector, y que “asume la rectoría para llevar adelante las acciones y medidas que ameriten para controlar la epidemia”.

En anteriores días, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en una inspección a los hospitales observó que los equipos que el Gobierno envió hasta Cochabamba aún no fueron estrenados. Posteriormente, desde la Gobernación se respondió que no tenían biomédicos especializados para utilizar los equipos.