La ministra María Nela Prada. (Foto: Gonzalo Jallasi)

ABI /

Los datos expuestos por el presidente Luis Arce, en ocasión del aniversario patrio, reflejan la situación de crecimiento de la economía en un momento de crisis internacional y “generan esa tranquilidad que necesita el pueblo boliviano”, destacó la ministra de la Presidencia, María Nela Prada.

“Se ha enfocado (en su mensaje) en datos que a la población le interesa escuchar, la preocupación del pueblo tiene que ver con la economía, con la estabilidad, con la certidumbre, con la esperanza, con ese futuro que estamos construyendo”, sostuvo en una entrevista en Bolivia Tv sobre el mensaje presidencial.

Durante su mensaje en el Legislativo en ocasión de los 197 años de independencia, Arce hizo público una serie de datos económicos que mostraron el sostenido crecimiento y el avance de los proyectos para la sustitución de importaciones como el diésel

“Gracias al trabajo conjunto entre nuestro Gobierno y el pueblo boliviano hemos retomado la senda de la estabilidad, la certidumbre y el crecimiento económico con justicia social. A casi dos años de gestión, en condiciones no favorables por el contexto mundial, tenemos la certeza de que estamos saliendo adelante”, afirmó Arce en el Casa de la Libertad.

Prada aseguró que lo conseguido hasta el momento es una muestra del cumplimiento del mandato popular de consolidar el Estado Plurinacional, reconstruir la economía -que decreció en el gobierno de facto de Jeanine Áñez-, la industrialización y la lucha contra el COVID-19.

“Hemos retomado la senda de nuestro modelo económico, la estabilidad, la certidumbre, del crecimiento económico con justicia social (para) darle esa tranquilidad que necesita el pueblo para trabajar”, destacó e insistió que los alentadores datos “generan esa tranquilidad que necesita el pueblo boliviano”.

Los datos oficiales muestran que a julio Bolivia registró una inflación acumulada de 1,58%, la tasa más baja de la región, mientras que la proyección de crecimiento es de 5,1% para este 2022. Los datos son alentadores, entre ellos el superávit comercial y las recaudaciones impositivas.