El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora Castedo. (Foto: Archivo)

Gonzalo Pérez

La caída de los precios del petróleo a escala mundial será motivo de una evaluación a nivel de las diferentes instancias del Gobierno para elaborar las políticas que se vayan a asumir en el país respecto a la conducta del crudo a futuro, declaró el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora.

“Todo el equipo del ministerio (de Hidrocarburos) y asesores externos nos reuniremos para evaluar cuáles deberían ser las políticas dentro el país respecto al precio del petróleo”, afirmó en conferencia de prensa.

La autoridad indicó que en estos últimos días la conducta en el precio del petróleo “fue sorprendente”, en especial por el registro de la bolsa estadounidense (West Texas Intermediate-WTI), que el lunes registró una caída récord por debajo de los $us 0 y cerró en la bolsa NYMEX en $us -37 por barril.

Según los expertos, esta situación fue generada principalmente por una reducción de la demanda del crudo a nivel mundial, golpeada por la pandemia del coronavirus (COVID-19) y centros de almacenaje casi saturados en el mercado norteamericano como el centro de Cushing, Oklahoma (Estados Unidos).

Para Zamora, la reducción de espacios de almacenamiento y la falta de contratos futuros han sido inexistentes, lo que ahondó la crisis de sobreproducción del crudo, que afectó al mercado mundial, y del cual no se puede excluir el mercado boliviano

Exportación de gas

En su criterio, lo que debe analizarse también es lo que sucederá con la exportación del gas, toda vez que el gas en Bolivia tiene un precio directamente relacionado a los fuels, que a su vez tiene relación con los precios del petróleo.

“A futuro podemos tener una afectación. Quiero ser muy claro, no estoy dramatizando nada (…).  A partir de julio se puede tener una afectación que va en función del ajuste del precio del gas vinculado a los mercados de importación”, señaló.

De ocurrir aquello, será el Ministerio de Economía el que dará un informe respecto al significado de la curva de precios, respecto a los ingresos del gas natural, y por eso no se tiene que pensar que el gas boliviano ya no pueda ser vendido como materia prima.

En función de eso, anunció que se pondrá en marcha la reactivación de la Planta de Amoníaco y Urea (Bulo Bulo), toda vez que esa planta significa la transformación del gas.

También pensar en sociedades industriales en el exterior, como la que se presenta en Brasil, donde se puede encarar procesos de sociedades de transformación de gas. “Los rusos en este rubro tienen mucho avance”, explicó.

“Finalmente, estamos viendo como medidas urgentes el de tratar de activar unidades térmicas dentro lo que es el funcionamiento de nuestra generación eléctrica en Bolivia, es decir, estamos viendo con Ende (Empresa Nacional de Electricidad) la posibilidad de que esas unidades térmicas utilicen nuestro gas. Nosotros le daremos la relación convencional de precios que interese al Estado y a partir de ello podemos encontrar una solución”, dijo al mencionar luego que en este tema se tendrá una reunión con los operadores de electricidad para plantear esta posibilidad.