IMG-20170527-WA0041

Jackeline Rojas Heredia

Las leyendas, los mitos e historias sobre civilizaciones antiguas se registran en  la tradición oral y los documentales modernos de National Geographic, de manera que hoy, sobre todo en tierra boliviana, creemos estar más cerca y más conectados a esos pueblos antiguos, cuyas huellas se encuentran entre las profundidades de las aguas y en medio de la tierra. 
Christopher Delaere, investigador de la Universidad Libre de Bruselas, mientras recorría las poblaciones que circundan el lago, escuchó los relatos de algunos comunarios sobre la existencia de una ciudad precolombina escondida en las profundidades de las aguas. No lo dudó y preparó su proyecto de doctorado sobre la base y los vestigios de aquella misteriosa ciudad.
Como buceador profesional encontró algunos objetos de oro y otros metales. Los primeros resultados de sus indagaciones comenzaron con la firma de un convenio entre Bélgica y Bolivia para investigar las profundidades. Las piezas arqueológicas, que de a poco sumaron más de 400, se entregaron al Gobierno de Bolivia a través del Ministerio de Culturas y Turismo.
El proyecto adquirió mayor relevancia con los talleres informativos (13 en total) que se realizaron en los municipios de Copacabana, Tito Yupanki, Escoma, Pucarani, Tiquina, Puerto Pérez, Tiwanaku, Santiago de Huata, Ancoraimes, Batallas, Carabuco, Guaqui y Puerto Acosta. 
Al inicio respondieron solo unos cuantos municipios, los demás se sumaron con el tiempo. El proyecto fue tratado con mucha cautela y recelo, sobre todo en la información arqueológica. Jóvenes profesionales en Arqueología fueron capacitados en buceo subacuático, curso que no fue fácil y fue realizado por el Centro de Instrucción de Buceo de Altura (CIBA) de la Armada Boliviana. El objetivo: capacitar a profesionales en el área para continuar con las excavaciones y búsqueda de los objetos precolombinos.
Ocho buceadores aprobaron la prueba. El instructor Jorge Lima dijo que los estudiantes no solo debían contar con buena preparación física, nadar y bucear, sino perder el miedo a la sensación de permanecer largos minutos sumergidos, adaptarse a las heladas aguas del Titicaca y pasar hasta una prueba psicológica.
En paralelo, la Cooperación Técnica Belga trabajó con los municipios, brindó el asesoramiento necesario para que en breve tiempo cuenten con los instrumentos legales, como la ley para la protección patrimonial, que les permita administrar de manera autónoma sus recursos, llevar adelante proyectos relacionados con la conservación, administración de museos, turismo comunitario y otros que mejoren la economía de las poblaciones involucradas en el proyecto.
Iniciativas que también pasan por dar a la mujer un papel activo tanto en la conservación y protección del patrimonio como en la promoción cultural y turística. En este último punto, el municipio que presentó mayor participación femenina es Guaqui, la alcaldesa Beatriz Gladys Arce Mendoza apoya una asociación femenina en la elaboración de alimentos típicos de la región y en el conocimiento histórico de lo que posee el municipio: el Museo de Trenes, la fiesta al tata Santiago, la confección de los trajes de morenos, entre otros.

Las primeras piezas 
del rompecabezas

Como resultado de las primeras excavaciones subacuáticas realizadas por arqueólogos belgas y bolivianos se halló el pasadizo secreto incaico llamado El Punku, en la Isla del Sol, se recuperaron piezas de oro de distinto pesaje y otros objetos que se cree fueron utilizados en ceremonias a los dioses y en ofrendas especiales.
Algunos de esos objetos se encuentran bajo resguardo en el Museo de Arqueología de la ciudad de La Paz. 
Se prevé que con el tiempo y con la buena administración de recursos, cada municipio cuente con un repositorio especial que conserve las piezas y permita su estudio.
Octavio Quispe, alcalde de Tiwanaku, está convencido de que por toda la zona y sobre todo por su municipio existe una riqueza arqueológica sin límites, como ciudades anteriores a la llegada de los incas que volverán a surgir con los años y el trabajo de los arqueólogos y antropólogos. 
Si bien todavía se protege la información en profundidad, grupos extranjeros incluso prepararon películas y documentales con las actividades de buceo y la recuperación de las piezas. Panoramique terre Productions (expertos franceses) realizó filmaciones subacuáticas.
Félix Nina, alcalde de Copacabana, dijo que desde niño siempre escuchó las historias de hombres y mujeres que llegaron del lago. Maravillado por los descubrimientos que confirman que no todo fue mito, cuento antiguo e irreal, tiene la esperanza de que en unos años se conozcan más detalles sobre aquellas civilizaciones que desde el pasado se comunican con el presente a través de sus objetos.