El embajador de Ciencia, Tecnología e Innovación, Mohammed Mostajo-Radji. (Foto: APG)

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

“No puedo dar mi opinión sobre si son o no correctas las características o especificaciones de la compra de los respiradores, esto es algo que le atinge directamente al Ministerio de Salud”, dijo Mohamed Mostajo-Radji, representante extraordinario en misión especial para la Ciencia, Tecnología e Innovación ante Organizaciones y Entidades Internacionales al referirse al cuestionamiento que surgió en los últimos días sobre una compra inadecuada de estos equipos, destinados al tratamiento de pacientes con coronavirus.

Manifestó que la Sala de Coordinación de Estrategias, de la cual forma parte, al igual que todos los ministerios de Estado, solicitó la compra de 500 respiradores de terapia intensiva y 170 respiradores portátiles.

“Pero no hablamos de especificaciones, eso le corresponde al equipo de ingenieros biomédicos que pertenecen al Ministerio de Salud, específicamente”, aclaró.

Aseguró que la compra de respiradores Respira fue realizada directamente y eso es algo que tendrán que responder los directos responsables, ya que normalmente estas compras se las hace mediante licitación.

“No puedo opinar cuáles son los errores del Ministerio de Salud porque, para empezar, desconozco si hay errores. Es esa instancia la que debe explicar por qué se hizo la compra de un tipo de respiradores y por qué no de otro tipo”, declaró en entrevista con Unitel.

“Lo que sé, si no estoy equivocado, es que estos 170 respiradores se compraron el 8 de mayo y cumplirán la función de terapia intermedia, vale decir que atenderán a pacientes que lo necesiten antes de ingresar a terapia intensiva, esto para cumplir un sistema de salud íntegro después de la internación del paciente”, agregó.

Mostajo señaló que si bien se conformó un comité científico en medio de la emergencia sanitaria que debate este tipo de situaciones, la prioridad fue lanzar una estrategia de Estado para afrontarla.

“No las compras de equipos, ni marcas, ni empresas en particular. Cuando digo estrategias de Estado o me refiero a la cuarentena tiene que ver con cerrar fronteras, ingresar paulatinamente a cuarentena dinámica y otras decisiones que corresponden al comité científico”, aclaró.

Mostajo manifestó que en eso se trabajó con buenos resultados hasta el momento.

“Recordemos que al inicio, Bolivia figuraba como el segundo país, después de Haití, con el peor sistema de salud en el continente americano y las previsiones marcaban que en esta fecha deberíamos tener alrededor de 50 mil enfermos, algo que está muy lejos gracias a las medidas que se tomaron a tiempo”, dijo.

Aseguró que hasta ahora se lograron los objetivos y se crearon los centros de aislamiento COVID-19, hospitales designados para la atención y se equiparon los mismos durante la pandemia, y una vez pasada la crisis se distribuirán los recursos para concentrarse en recursos humanos.

“Bolivia tiene 187 internistas y hay que ver la manera de optimizar estos recursos. Las medidas de cuarentena en Bolivia fueron las más estrictas del mundo. En la primera fase de la cuarentena hemos reducido la movilidad en un 94%, es decir que en su primera semana de cuarentena, Bolivia tenía la misma reducción de movilidad que Italia o España, eran los tres países con menor movilidad en el mundo”, destacó.