Foto: El Litoral

• Prensa Latina/

La organización argentina Abuelas de Plaza de Mayo denunció ayer que Miguel Etchecolatz, condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad, falleció sin develar detalles sobre los delitos perpetrados.

Etchecolatz, quien murió esta jornada a los 93 años, fue director de Investigaciones de la Policía Bonaerense y mano derecha del general Ramón Camps (1927-1994), también procesado por los horrores cometidos durante la última dictadura militar en este país (1976-1983).

Condenado por centenares de crímenes, murió el genocida y hasta el último día mantuvo el pacto de silencio. Se lleva la verdad sobre el destino de nuestros hijos y nietos, pero logramos justicia y memoria para sostener el Nunca Más, escribió la asociación en su perfil en la red social Twitter.

Etchecolatz fue responsable de delitos como el secuestro y asesinato de estudiantes de secundaria durante la Noche de los Lápices (16 de septiembre de 1976) en la ciudad de La Plata, y la desaparición del militante peronista y albañil Jorge Luis López (1929-2006), testigo en un juicio en su contra.

Tras conocer la noticia de su deceso, la integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, declaró a medios locales que el represor falleció sin arrepentirse y sin decir nada sobre el paradero de López.

Durante la dictadura, fueron secuestradas, torturadas, desaparecidas y asesinadas más de 30 mil personas, crímenes condenados por organizaciones del mundo.