Una mujer embarazada recibe atención médica. Foto: OPS/OMS

Gabriela Ramos / Bolivia Digital

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz, René Sahonero, informó que debido a la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus (COVID-19) la atención de controles médicos para mujeres embarazadas y bebés se efectúa en los diferentes hospitales y centros de salud entre las 10 y 11 de la mañana, cuando hay menos presencia de pacientes en esos centros.

“Pueden ir a su control periódico tanto las madres como los bebés; hay la atención, pero en lo que tienen que tener cuidado es en el horario. Vayan más tarde, desde las 10 hasta las 11 de la mañana, cuando las personas tienen otro tipo de patología y consulta ”, dijo Sahonero.

Las mujeres embarazadas forman parte de los grupos de riesgo, ya que son susceptibles a desarrollar casos graves de esa enfermedad, pues en esa etapa su sistema inmunológico puede debilitarse.

Sahonero señaló que se ofrecen estas recomendaciones para evitar que bebés y mujeres en estado de gestación se expongan a la gran concentración de pacientes con diferentes patologías que suelen acudir a los centros de salud a primeras horas de la mañana.

Sobre los partos, la autoridad sostuvo que estos se atienden de manera normal en los hospitales de segundo nivel y centros de salud, pues el médico personal está entrenado y aplica los protocolos necesarios para evitar que las madres se expongan a posibles contagios en el trabajo de parto.

Recomendaciones

La ginecobstetra María Mamani solicitó a las mujeres embarazadas portar pantallas visuales o escafandras al momento de acudir a sus controles prenatales. Sugerimos que usen ese mismo accesorio para los neonatos, en la medida de lo posible.

“Con la pantalla visual garantizamos dos cosas: un completo sellado (protección) de la cara, ya que el coronavirus ingresa al cuerpo solo mediante los ojos, nariz o boca. Además, este accesorio evita que las personas se toquen la cara, es un obstáculo físico, ya que en muchos casos la gente hace eso de manera inconsciente. Pido a las futuras mamás que tomen este recaudo extra y que se laven las manos con mucha frecuencia ”, exhortó.

Sobre los bebés recién nacidos, la galena señaló que es más complicado colocarles un barbijo por el peligro de sofocación. Por ello, planteó también el uso de la escafandra, pero con el cuidado de los padres de que le entre aire al bebé y que tenga los espacios de ventilación.

“En el caso de los bebés, no se recomienda los barbijos, aunque se pueden utilizar escafandras, pero estas no deben estar pegadas a la cara, debe haber una separación de por lo menos unos 10 o 15 centímetros. Nunca se debe dejar solo al bebé con la pantalla puesta, solo se la coloca para ir o ingresar al centro de salud, luego hay que retirarla ”, sugirió.