El ministro Arturo Murillo. (Foto: Ministerio de Gobierno)

Roberto Medina / Bolivia Digital

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, lamentó la actitud de algunos políticos y de malos bolivianos que aprovechan la pandemia del coronavirus para continuar con sus intentos de toma de poder y desestabilizar al gobierno de la presidenta Jeanine Áñez.

Aseguró que no terminaron los intentos de toma del poder y que hay gente que aún quiere desestabilizar, incluso financiando las movilizaciones y la ruptura de la cuarentena mediante el pago de 300 bolivianos para que se sacrifiquen en las fronteras; en ese sentido, apuntó al exministro de la presidencia Juan Ramón Quintana y al expresidente Evo Morales.

“Todos sabemos quiénes han financiado (la desestabilización); Evo Morales, Álvaro García Linera, Juan Ramón Quintana están financiando y tratando de desestabilizar”, dijo.

Remarcó que la gente que trata de ingresar por la fuerza al país está siendo pagada por políticos irresponsables que buscan un beneficio.

“No es un momento político, sino humanitario”, sostuvo.

Asimismo, señaló que el dirigente Faustino Yucra, investigado por los delitos de sedición y terrorismo, fue trasladado nuevamente a la ciudad de La Paz y que la Fiscalía e Inteligencia investigan los nueve teléfonos celulares que le fueron incautados.

En una conversación telefónica entre Morales y Yucra, en 2019, el expresidente le ordenó mantener el bloqueo de caminos y el cerco a las ciudades para evitar el paso de alimentos.