El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, dijo hoy que el problema de K'ara K'ara debería ser resuelto por el municipio y la Gobernación de Cochabamba, pero lo tratan de volver un conflicto nacional. (Foto: ABI)

Fernando del Carpio / Bolivia Digital

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, dijo hoy que el problema de K’ara K’ara debería ser resuelto por el municipio y la Gobernación de Cochabamba, pero lo tratan de volver en un conflicto nacional.

Desde hace más de siete días, una movilización vecinal impide el ingreso de la basura al relleno sanitario, por lo que la capital del Valle corre el riesgo de convertirse en un peligroso foco de infección.

«Pidiendo que renuncie la Presidenta, el ministro, que hayan elecciones ya. No pueden justificar sus movilizaciones, que son desestabilizadoras, poniendo en peligro a su misma gente, en un momento en que el coronavirus nos afecta», declaró a radio Panamericana.

Murillo afirmó que estas acciones son alentadas por el Movimiento al Socialismo (MAS), «porque cada día se afectan sus intereses» en los operativos que se cumplen contra el narcotráfico.

Para el titular de Gobierno, lo que se busca es «un muerto» para calificar de asesino al Gobierno, y por eso su interés de ir a la confrontación.

La autoridad, al advertir sobre «el silencio cómplice que tiene la Defensora del Pueblo y los dirigentes masistas», llamó a la reflexión antes que a la violencia y a evitar la confrontación.

En cuanto a la realización de las elecciones generales, Murillo considera que al MAS no le interesan «porque sabe que va a perder», pero sí busca desestabilizar y dañar la imagen de la Presidenta y del Gobierno.

En esa línea, para Murillo la Presidenta del Senado (Eva Copa) dijo que «a partir de agosto yo voy a gobernar, y ella aprobó la ley para elecciones ese mes (…). Trata de incendiar el país, por eso no quieren aprobar los ascensos (en las FFAA) y la ley del 10% para salud».