Arturo Murillo, ministro de Gobierno. (Foto: APG)

Bolivia Digital

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, expresó este jueves su optimismo por la aprobación de la ley que fija plazo hasta el 18 de octubre para la realización de las elecciones generales, lo que podría posibilitar que se levanten los bloqueos camineros y otras medidas de presión que aún persisten en diversas regiones del país.

“Hemos agotado y avanzado, por suerte después de tanta pulseta, anoche (miércoles) se ha logrado aprobar la ley en el Senado y entiendo que también en Diputados (…) eso quiere decir que esta tarde se puede estar promulgando y el escenario que tenemos, de acuerdo a los informes, es que habrían bajado bastante las presiones en las carreteras”, señaló.

La autoridad remarcó que “lamentablemente” todo lo que está viviendo Bolivia es por las decisiones el Tribunal Supremo Electoral (TSE), el Movimiento Al Socialismo (MAS) que, bajo las ordenes enviadas por Evo Morales desde Argentina, además del presidenciable Carlos Mesa, insistieron que las elecciones se realicen el 6 de septiembre a pesar de no contar con ninguna base científica o médica por la pandemia del coronavirus que está afectando a todo el país.

“Recordarán que hubo grandes presiones del señor Carlos Mesa junto a Evo Morales, parecían hermanitos siameses, pidiendo la fecha de elecciones (…) pero pedían por pedir, no pedían con ninguna base científica, insistiendo en poder llevar a cabo, sin tomar en cuenta que podían generar miles de muertos, pero el TSE inconsultamente cambió la fecha para el 18 de octubre”, manifestó.

Murillo considera que esos desatinos generaron movilizaciones en el país y el bloqueo de carreteras, hechos que trajeron un sinfín de problemas al país como el desabastecimiento y desempleo, asaltos a los camiones en las carreteras, entre otros.

“Lamentablemente hubo grupos criminales que se han robado mercadería de los camiones, poniendo en riesgo la vida de bolivianos ante la falta de oxígeno y medicamentos”, precisó.

Este jueves, la Cámara Baja sancionó la ley que establece que en un periodo de 168 días se realizará las elecciones generales para elegir el presidente, vicepresidente, senadores, diputados uninominales, plurinominales, supraestatales.

El TSE que debe ratificar la fecha de los próximos comicios.