Arturo Murillo, ministro de Gobierno. (Foto: APG)

Bolivia Digital

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, afirmó que ante un escenario complicado por el COVID-19, el Movimiento al Socialismo (MAS) quiere aprovechar estas circunstancias.

“Vivimos y estamos en los ocho meses muy complicados, porque primero fue tratar de parar a aquellos que quisieron convulsionar y convertir en Vietnam a Bolivia en noviembre, logramos frenar; luego tuvimos algunos desastres naturales y después vino el mayor desastre que fue la pandemia del coronavirus, eso nos ha tenido ocupados buscando salvar vidas y se está aprovechado de esta circunstancia el MAS”, aseveró.

Agregó que con esto, el MAS quiere demostrar que es más grande de lo que es, porque hay muchos recursos económicos y el narcotráfico está metiendo mucho dinero porque se está perjudicando a la gente involucrada en este ilícito.

“Entonces, está financiando con muchos recursos en distintos lugares y por eso estamos agarrando a mucha gente”, afirmó.

Manifestó que lo que se debe tomar en cuenta es que el Gobierno de la presidenta Jeanine Áñez está atendiendo las demandas de salud que no se atendieron en 14 años de administración del MAS, incluso a riesgo de la libertad y vida de los ministros.

“Estamos luchando en contra del MAS y el maldito virus (…) tengo a mi amigo (el ministro) Óscar Ortiz en la clínica, que peleó junto conmigo, y otros; a la ministra de Salud que está delicada, la Presidenta también y otros ministros, está muy complicada la situación por luchar contra la muerte”, expresó.

Añadió que a pesar de lo duro que está el tema de la pandemia para los bolivianos, otros políticos también aprovechan la situación y atacan al Gobierno como Luis Fernando Camacho y Carlos Mesa, que no consideran el trabajo que realiza Áñez, incluso enferma, mediante proyectos que ayudarán a reactivar la economía, como el plan de empleo.