Imagen referencial.

Bolivia Digital

A tiempo de ratificar que todos los laboratorios del Estado boliviano cuentan con los reactivos necesarios para realizar las pruebas que confirmen o descarten coronavirus entre la población, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, manifestó que dichas pruebas no se hacen “a gusto del cliente”, sino por necesidad médica.

“Deben haber al menos dos sintomatologías para hacer una prueba; en las siguientes horas están llegando más (reactivos), los que dicen lo contrario son los que desinforman, pero ratificamos que estamos para trabajar por la vida”, declaró a Bolivia TV.

Asimismo, señaló que en el hospital de la Caja Nacional de Salud (CNS) de Cochabamba estará instalado, máximo hasta el viernes, un domo con capacidad para 24 camas y terapias intensivas exclusivas para COVID-19, y confirmó que ya se cuenta con el tercer laboratorio para detectar la pandemia.

Además, anunció otro domo con 30 camas en inmediaciones de la laguna Alalay, al lado del hospital Univalle, para que la ciudadanía esté tranquila.

“Este domo estará listo hasta el viernes con todo instalado y el otro en 15 días. Se tendrán alrededor de 70 camas solo en la Caja Nacional de Salud (CNS)”, remarcó.