El ministro Murillo hoy, en Cochabamba, exhortó a la población del Chapare a cumplir con la cuarentena. Foto: APG Noticias.

Fernando del Carpio

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, afirmó hoy que la Policía no retornará al Trópico de Cochabamba en tanto los alcaldes y dirigentes cocaleros de esa región no pidan disculpas y no interfieran en la labor policial.

«No tenemos problema de retornar a cuidar los bancos, no quieren que se cobren los bonos, no lo vamos a hacer, pero no iremos a la confrontación. Es hora de que la población se dé cuenta del daño que hacen estos dirigentes», aseveró.

Al indicar que si «no quieren Policía en los bancos, pues se cierran los bancos», advirtió que de no controlarse el coronavirus, después que se presentaron casos, se encapsulará el Chapare: «No vamos a permitir que entren y salgan de ahí».

Informó que, en los ríos, comunarios benianos «no los dejan pasar (a los del Chapare), porque todos somos responsables de cuidar la vida de la gente».

La noche del jueves pasado más de medio centenar de policías fueron expulsados violentamente de Shinahota, después que fueron a resguardar y dar seguridad a los bancos y a la ciudadanía que debía cobrar los bonos aprobados por el Gobierno debido a la emergencia sanitaria del coronavirus.

Ante esa situación, la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) dispuso el cierre de las agencias bancarias en el Chapare hasta nuevo aviso.

No militarizar

Murillo afirmó que la confrontación y el hostigamiento a los policías fue ordenada por los dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS), de las Seis Federaciones y de Luis Arce Catacora, candidato de Evo Morales, que no respondió al llamado de evitar pérdidas humanas.

La autoridad resaltó que los efectivos policiales «supieron mantener la calma y se encuentran en un cuartel y a buen resguardo, no serán replegados». Contó además que se presentaron acciones legales contra los agresores, a quienes se los busca.

Asimismo, indicó que los dirigentes de esa región «viven del narcotráfico, de traficar tierras y hacer daño a los más pobres, tienen recursos y no les importa que se corte la entrega de los bonos».

Para el titular de Gobierno lo que quieren es «que metamos bala, que militaricemos el Chapare. No lo vamos a hacer, somos de la cultura de la paz, no queremos que hayan heridos ni muertos».

«Si intervenimos ellos van a matar a su gente, como lo hicieron en Sacaba, en El Alto (en noviembre de 2019), para decir ‘Gobierno asesino’. Los conocemos», remarcó.

También se preguntó dónde están los defensores de los derechos humanos, por qué no se preocupan por la gente que no puede cobrar, de las mujeres que tienen cuatro, cinco hijos o más y que necesitan cobrar.

Añadió que dichas organizaciones «solo sirven para perseguir a la Policía, al ministro y acusarnos de todo, buscan la confrontación no vamos a caer en esa tentación».