Así quedó el mercado Mutualista después del incendio. (Foto: APG)

• Mauricio Carrasco/

Entre los escombros y el hollín, el caótico y bullicioso mercado Mutualista se organiza para mantener a flote la economía de cientos de familias que lo perdieron todo en el incendio de la semana pasada y sus dirigentes anuncian que trabajarán con normalidad a pesar del paro impuesto por los cívicos cruceños.

Si los grupos de choque del gobernador Fernando Camacho intentan obligar por la fuerza el cierre de los puestos de venta que aún operan con precariedad en el centro de abasto, chocarán con ciudadanos que defenderán su derecho al trabajo.

“Es inhumano obligar a parar a las personas que lo perdieron todo”, señaló el presidente del Comité Central de Defensa del Mercado Mutualista, Édgar Burgoa.

“Pero si intentan imponer el cierre de nuestros puestos enviando a sus grupos de choque de la Unión Juvenil Cruceñista, estamos organizados para repeler agresiones”, advirtió.

La Unión Juvenil Cruceñista es considerada el brazo armado del Comité Cívico pro Santa Cruz. Sus violentos integrantes se encargan de las movilizaciones y el adoctrinamiento de los nuevos miembros.

De acuerdo con el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, el Comité Cívico y el gobernador Camacho estarían recurriendo también a las temidas “barras bravas” de los principales equipos de fútbol de la región para obligar al ciudadano cruceño a cumplir el paro convocado para el lunes 8 y martes 9 de agosto.

El objetivo de “contratar” grupos de choque violentos es —advirtió la autoridad— ejecutar un nuevo golpe de Estado y “dividir Bolivia”.

Los comerciantes del Mutualista, que recibieron el viernes importante ayuda humanitaria del gobierno de Luis Arce, “necesitan trabajar”, indicó el dirigente.

La situación de cientos de familias es “desesperante”, comentó.

Dijo que hay “alivio en la familia gremial” por la ayuda estatal y la promesa del presidente Arce de reconstruir el mercado y con la aprobación del Decreto Supremo 4775 que permitirá diferir los pagos de préstamos en banca mientras recuperan su economía.