El aeropuerto de El Alto bajo administración de Naabol. (Foto: Archivo)

• Frank Ibañez/

La empresa Navegación Aérea y Aeropuertos Bolivianos (Naabol), a un año del inicio de sus actividades, generó un ingreso de Bs 322 millones, de los cuales ya invirtió por lo menos Bs 82,7 millones, informó ayer el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño.

El ministro dijo que el monto obtenido como ingresos se contrapone a lo que la desaparecida Aasana reportaba, que eran puras deudas de hasta Bs 1.379 millones.

Resaltó que en esta nueva gestión se han emprendido muchas obras nuevas que se han entregado a lo largo de este año, es el caso del aeropuerto de Alcantarí, en Chuquisaca, donde se han invertido más de Bs 777 mil.

También mencionó, entre otras obras, la conclusión del parqueo vehicular en el aeropuerto de Tarija, la entrega del aeropuerto de Guayaramerín (con una inversión de Bs 31 millones), la inauguración de la primera fase del aeropuerto de Rurrenabaque.

Por su parte, Boris Barroso, director de la liquidadora de Aasana, después de destacar la labor que desarrolla la entidad a favor de los bolivianos, precisó que este año se administran 41 aeropuertos que fueron transferidos, de los cuales cuatro son principales y 37 son secundarios. “Todos cuentan con la documentación correcta y el archivo, en el marco de lo que establece la norma”, dijo.

Sostuvo que en su gestión se ejecutaron más de Bs 181 millones, recursos destinados a cancelar a más de mil extrabajadores de lo que fue Aasana.

El 1 diciembre de 2021, el Gobierno nacional decidió suprimir la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) y crear Naabol mediante el Decreto Supremo N° 4630.

La empresa nació como una institución pública descentralizada de derecho público con personalidad jurídica, autonomía de gestión administrativa, financiera, legal y técnica, y patrimonio propio, bajo tuición del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda.