• Redacción Central /

Dolido por el momento que atraviesa, el defensor Luis Haquín, quien estará fuera del fútbol por aproximadamente ocho meses por una ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, dijo que está confiando que pase pronto y que es parte de los riesgos a los que se exponen los futbolistas.

“La ilusión de volver a defenderte sigue intacta y es lo que me mantendrá de pie en todo momento”, posteó ayer Haquín en sus redes sociales. “¡Un desafío más por vencer! Nada ni nadie se interpondrá en mis sueños”, enfatizó el zaguero de 23 años.

El informe médico de la Federación da cuenta que será sometido a un tratamiento quirúrgico en las próximas horas.

“Sin dudas que será complicado, Tengo la fe intacta de que Dios me dará la fortaleza diaria para luchar y volver más fuerte que nunca. Sé que Dios tiene un propósito con mi vida y estoy seguro que él tiene control de todo!”, cerró el defensor.

Será la segunda vez que será operado de la misma dolencia. En junio de 2019, cuando era parte del Puebla FC, de México, sufrió una rotura del ligamento cruzado de la rodilla derecha, en un amistoso que jugó el plantel, fue operado y su recuperación demandó cerca de 10 meses.

linkedin