Por Armando Aquino Huerta /

Teniendo presente la derrota de los políticos de la derecha fascista boliviana, en las elecciones generales de 2005, 2009, 2014, 2019, el golpe de Estado de 2019 y gobierno de facto de Jeanine Añez derrotado en las elecciones de 18 de octubre de 2020; y considerando que la frustración es la acción o hecho que no produce el efecto deseado pese a los esfuerzos realizados; se puede concluir que hay muchos POLÍTICOS FRUSTRADOS, a saber:

En todas las campañas de las elecciones generales, los políticos de la derecha fascista mintieron, engañaron, prometieron progreso, más fuentes de trabajo, mediante guerra sucia; y perdieron las elecciones, porque el pueblo ya no les cree. Tal realidad puede ser calificada como FRUSTRACIÓN, que psicológicamente podría dar lugar al descontento y la reacción; pero no a la rebelión ni al golpe de Estado en que están empeñados dichos políticos.

El golpe de Estado de 2019 propiciado por Luis Fernando Camacho, Rómulo Calvo, Carlos D. Mesa, Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina, algunos curas católicos, y otros, mediante los 21 días de sedición de los “pititas” y consumado en las reuniones realizadas en la Universidad Católica Boliviana entre el 10 y 12 de noviembre de 2019 violando la Constitución Política del Estado, que dio lugar al gobierno de facto de Jeanine Añez —derrocado en las elecciones de 18/octubre/2020—; late aún en el corazón y la mente del mundo entero y de dichos políticos. Realidad que demuestra una vez más quiénes son LOS POLÍTICOS FRUSTRADOS, su talante y suerte.

Ni qué decir si añadimos los actos de “paro indefinido”, bloqueo de calles y carreteras, amenazas de muerte con armas, prohibir que trabajen los trabajadores, impedir llevar el pan del día para la familia, golpear y patear a los que piensan diferente, atemorizar a la población, pedir abrogatoria de leyes sin son ni ton —falta que pidan que Bolivia vuelva a ser Colonia—, para desinformar, convulsionar y dar un golpe de estado y quedar impunes por sus delitos cometidos. Paro fracasado, porque el 99% de los bolivianos compuesto por campesinos aimaras, quechuas, tupi guaraníes, gremialistas, comerciantes minoristas, transportistas, obreros, fabriles, trabajadores, profesionales y empleados públicos, ya no cree en las mentiras, engaños e idioteces que alguien les hace repetir. Queda claro que hay POLÍTICOS FRUSTRADOS que no ganarán ninguna elección general.

Si nos sumergimos en las MASACRES, EJECUCIONES SUMARIAS Y VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS, cometidos durante el golpe de Estado de 2019 y gobierno de facto de Jeanine Añez, con 38 asesinatos, centenares de lesionados inválidos, y miles de torturados y detenidos arbitrariamente -hechos impunes-, probados por varios informes nacionales e internacionales. El destino de dichos políticos, está echado y truncado —como de los huevos que están hechos para ser rotos—. Salvo que inventen una mentira que hipnotice al pueblo —ciencia ficción que no está ni en la mente de los locos—, de quienes se dice: “Los locos abren el camino que los sabios deben seguir”.

La frustración de dichos políticos, no justifica que cometan casi a diario los delitos de ALZAMIENTOS ARMADOS CONTRA LA SEGURIDAD Y SOBERANÍA DEL ESTADO, SEDICIÓN, ATRIBUIRSE LOS DERECHOS DEL PUEBLO, TERRORISMO y otros tipificados en el Código Penal; y sus autores y partícipes, deben ser procesados y sancionados ejemplarmente, más temprano que tarde.

Al respecto la Biblia en Salmos 34. 13. dice: “Guarda tu lengua del mal y tus labios de hablar engaño. 14. Apártate del mal, y has el bien; busca la paz, y síguela”. (Armando Aquino Huerta es abogado penalista)