PAIS-RABIA

 

Redacción central – Edición impresa

El jefe regional de Vigilancia Epidemiológica de Cochabamba, Rubén Castillo, confirmó ayer la muerte de una niña de siete años que fue internada el domingo en el hospital Manuel Ascencio Villarroel con síntomas de rabia humana.

“La niña falleció luego de dos días de internación. Ya se tomaron las muestras correspondientes para el análisis; tenemos 72 horas para confirmar o descartar. (…) Llegó con signos aparentes de rabia humana, fue trasladada a terapia intensiva, donde permaneció hasta ayer (martes) en la noche”, precisó.

Explicó que una investigación epidemiológica determinó que en la zona Villa Israel de la ciudad de Cochabamba, hace tres meses, la pequeña tuvo contacto con un perro de casi un año de vida, ocasión en la que posiblemente fue contagiada.

El galeno lamentó que la familia no se haya percatado de los síntomas de la víctima, porque recién la pasada semana evidenciaron una alteración neurológica con alucinaciones y delirios, además de dificultad para masticar, indicios relacionados con la hidrofobia y aerofobia.

“También tuvo un deterioro neurológico grave. Tenemos patrones clínicos, como la Escala de Coma de Glasgow. Ingresó con Glasgow 22, a las horas un Glasgow 9 y prácticamente entró en coma”, manifestó. En ese contexto, recordó que en mayo el laboratorio descartó un caso de fallecimiento de un niño de nueve años por presunta rabia humana.