Una persona realiza la prueba del vinagre. Foto: Gabriela Ramos.

 

Gabriela Ramos / Bolivia Digital

Uno de los síntomas característicos del coronavirus (COVID-19) es la hiposmia o anosmia, es decir, la dificultad o incapacidad para percibir olores. Es a partir de esta característica que muchas personas descubrieron que tenían la enfermedad, ya que no pudieron percibir el olor del vinagre.

Natalia Valverde, hija de Carlos Valverde, es una de esas personas, pues una mañana intentó oler el aroma del vinagre y no lo logró.

En el post de Facebook que publicó el 7 de mayo, para comunicar a sus seguidores y amigos que había contraído el mal, Valverde explicaba que casi no había presentado sintomatología, a excepción de una mañana en la que despertó con un leve dolor de garganta.

“Yo solamente tuve un muy leve dolor de garganta y pérdida de olfato al intentar oler vinagre, todo lo demás lo podía oler”, señala parte del testimonio de la mujer, que no tomó esta situación a la ligera y comunicó a personal del Servicio Departamental de Salud (SEDES) de Santa Cruz que sospechaba haberse contagiado con el mal.

Por ello, Natalia pidió a la gente no dejar por alto cualquier síntoma, por más insignificante que parezca.

El otorrinolaringólogo Marco Antonio Ríos Bravo explicó que el vinagre es un producto ácido, de tipo alcalino y esta característica lo convierte en un irritante de la mucosa nasal.

Por eso, cuando una persona se contagia con coronavirus no logra percibir ese olor, ya que el virus afecta a las células olfativas, ubicadas por detrás de la pirámide nasal.

Cuando el COVID-19 tiene acceso a las células estas se inflaman, por lo que la persona no puede percibir olores y pierde la capacidad de sentir sabores.

El epidemiólogo Gonzalo Taboada añadió que el vinagre posee uno de los aromas más intensos, pues desprende una sustancia denominada ácido acético.

El experto señaló que algunas personas con coronavirus pueden presentar la anosmia solo al intentar oler el vinagre.

Sin embargo, la médica internista Denise Requena, advirtió que no se puede dar un diagnóstico positivo o negativo para el coronavirus, solo a partir de la capacidad de oler vinagre, pero los resultados de esta prueba casera pueden dar una alerta o indicio para sospechar que la persona se contagió con el mal.

Por ello, Requena sugirió a las personas que introduzcan un cotonete de algodón en un poco de vinagre y lo acerquen o introduzcan levemente en alguna de las cavidades nasales.

“Si pese a esto no logra percibir el olor y además presenta algún otro síntoma (fiebre, dolor de garganta, tos seca o dificultad para respirar) es una alerta de positividad o de que está transitando o ingresando al periodo ventana de la enfermedad (los primeros siete días luego de infectarse)”, señaló.

En este caso, la persona puede comunicarse con los números 800-10-1104 ou 800-10-1106 para solicitar atención médica, la cual valorará el caso ye instruirá la toma de una muestra para descartar o confirmar un contagio.

Esta “prueba casera” ya fue aplicada por militares estadounidenses en Corea del Sur, que pedían a cada persona que trataba de ingresar a la guarnición de Daegu que huelan un hisopo de algodón humedecido en vinagre.