El ministro Murillo señaló que no se permitirá que en los cementerios se prohíba el entierro de cadáveres. Foto: Opinión

Bolivia Digital

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, señaló que no se permitirá que en los cementerios se prohíba el entierro de cadáveres y en las farmacias se venda medicamentos hasta en 10 veces el precio normal, puesto que todos los bolivianos deben demostrar solidaridad en este momento de crisis sanitaria.

“Estamos a punto de colapsar en el Cementerio General de Cochabamba y esperemos que se hagan trabajos acelerados, si es necesario vamos a intervenir cementerios privados porque no vamos a permitir que nuestra gente no tenga dónde estar enterrada, vamos a hacer lo que tengamos que hacer porque lo primero es la gente”, manifestó.

Añadió que se dialogará con los propietarios de los cementerios a fin de evitar colapsos.
“Se requiere acuerdos mínimos para enterrar a los muertos, estamos en emergencia nacional y mundial, y primero es la vida de la gente que cuando se la pierde el deber es darle cristiana sepultura”, afirmó.

Respecto a la situación en las farmacias, les recomendó a los propietarios que no se aprovechen.
“Tienen derechos a ganar, pero no a robar, el pueblo boliviano vive más de cuatro meses en crisis, muchos están sin salarios y deben comprar medicamentos, por ello no es justo que los único que no han parado estén vendiendo medicamentos hasta 10 veces más que lo normal”, dijo.

La autoridad anunció rastrillaje y operaciones sorpresas en las farmacias para evitar las especulaciones,
“A quienes estén lucrando les vamos a cerrar el negocio y meterles un juicio penal porque están atentando contra la salud de la población. Estamos en un momento de emergencia donde necesitamos cuidarnos los unos a los otros, no es momento de la viveza criolla, sino de solidaridad”, remarcó.