6af027280aae060f8e45c407350ea5ff195d633a

 

EEUU/AFP – Edición impresa

Cinco judíos reunidos para celebrar la fiesta de Janucá resultaron heridos la noche del sábado en un ataque a puñaladas en la residencia de un rabino cerca de Nueva York, una agresión denunciada ayer como un “acto de terrorismo” por el gobernador del Estado.

Una llamada dio cuenta de un “ataque masivo” con arma blanca contra la “residencia de un rabino jasídico”, tuiteó la asociación judía ortodoxa OJPAC (Orthodox Jewish Public Affairs Council), mientras que la Policía informó que detuvo a un sospechoso.

“Cinco pacientes con heridas de puñaladas, todos jasídicos, fueron llevados a hospitales locales”, añadió la entidad. Dos de ellos están en situación crítica, indicó la OJPAC. La Policía de Nueva York prefirió no precisar a AFP el número de heridos, señalando que un sospechoso fue detenido y un vehículo confiscado.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, denunció el ataque como un “acto de terrorismo”.

“Esto es un acto de terrorismo. Pienso que son terroristas domésticos. Están intentando infligir temor. Están motivados por el odio”, declaró Cuomo a periodistas al llegar al lugar del incidente la mañana de ayer.

“Están motivados por el odio. Están haciendo ataques masivos. Hay terroristas en nuestro país perpetrando terrorismo contra otros estadounidenses, y así es como debemos tratarlo”, agregó.

El año pasado un supremacista blanco entró a una sinagoga en Pittsburgh y asesinó a 11 personas, el ataque más mortal contra la comunidad judía en Estados Unidos.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, declaró tras el ataque del sábado que había hablado con varios amigos judíos que le comentaron que temían mostrar su fe en público.