Beata nazaria

  Claudio Sánchez *

Cada vez más cerca de celebrarse un nuevo aniversario de creación de la Cinemateca Boliviana, el 12 de julio para ser precisos, ya se empieza desde ahora a respirar algo de lo que significarán estos festejos por sus 41 años de existencia.
Es en este sentido que este 29  los fondos de la Cinemateca verán crecer su patrimonio con la incorporación de dos cortometrajes silentes de realizador desconocido y fecha incierta. Se trata de un par de joyas cinematográficas que están estrechamente ligadas a las Misioneras Cruzadas de la Iglesia (MCI), y con ellas a la figura de la primera beata española-boliviana, madre Nazaria Ignacia, que está en proceso de canonización por el papa Francisco.
Estas cintas que se encontraban en custodia de las MCI tienen su propia historia más allá del cómo, por qué y por quién fueron realizadas. Ya en los años noventa, con ayuda del padre Hugo Ara —siempre relacionado con las disciplinas artísticas y más aún con el audiovisual—, las cintas fueron enviadas a San Pablo, en Brasil, para hacer nuevas copias en 16 mm. Es éste el material que ahora se incorpora a la  Cinemateca, dos copias en positivo y una en negativo. Sobre estos materiales es que se ha hecho una nueva versión digitalizada de los cortos.
Se trata de dos materiales que ahora están a disposición de investigadores y especialistas para poder ser insumos de estudio y reflexión. El primero de los cortos es el registro de un acontecimiento religioso en lo que ahora es El Alto, a los pies del Sagrado Corazón de Jesús, donde sacerdotes y monjas junto con la población participan en un acto eucarístico. El segundo corto es ya en la misma ciudad de La Paz y filma en su gran mayoría un almuerzo para los pobres y desamparados en un recinto de las MCI, donde ahora está ubicado el Museo Policial en la calle Colón, entre Comercio y Potosí. Es en esta película que se ve con claridad a Nazaria Ignacia, y es por esto que para las MCI el material gana en valor de documento como también en su dimensión más emotiva.
Gracias a la gestión que ha hecho Carlos Cordero para que estos materiales puedan ser entregados a la Cinemateca es que ahora ambos cortos pueden ser consultados y están a la espera para poder brindar mayores y más contundentes datos e información sobre nuestro reciente pasado. 

* Crítico de cine