Entre ocho y diez personas arriban diariamente al penal de San Pedro en La Paz, donde se asumieron medidas d seguridad contra el coronavirus. (Foto: Archivo)

Bolivia Digital

Las personas que llegan en calidad de detenidos preventivos a los distintos centros penitenciarios del territorio nacional deben someterse a una cuarentena de 14 días antes de tomar contacto con la población carcelaria. Esta es una medida de seguridad para prevenir los contagios de coronavirus, informó el director departamental de Régimen Penitenciario, Juan Carlos Jiménez.

Esta decisión es consecuencia del plan de contingencia en las cárceles y carceletas de todo el país dispuesta por el Ministerio de Gobierno. 

“Las personas nuevas que ingresan a los centros penitenciarios ingresan a un sector especial adecuado, que cumple con todos los protocolos de bioseguridad, lugar donde ellos permanecen durante 14 días en observación”, afirmó la autoridad.

Jiménez también informó que el personal de salud destinado a los centros penitenciarios hace el seguimiento correspondiente y la valoración de los nuevos internos, “una vez que se realizan todas las pruebas que determinen que no están contagiados con coronavirus, recién pasan a la población en general”.

En caso de verificarse que una persona tiene los síntomas de COVID-19, el personal de Régimen Penitenciario activa los protocolos correspondientes. Se llama al personal del Servicio Departamental de Salud (Sedes) para que tome las muestras respectivas y las lleven a los laboratorios para su estudio, sostuvo la autoridad.

De acuerdo a estimaciones, entre ocho y diez personas ingresan diariamente, en calidad de detenidos, al penal de San Pedro, en la ciudad de La Paz, y son aisladas en un espacio exclusivamente destinado para estos ingresos, según las disposiciones superiores que rige en este y todos los centros penitenciarios del país.