Entrega de equipos médicos a la presidenta Jeanine Áñez por parte del PNUD. (Foto: Archivo ABI)

Freddy Choque / Bolivia Digital

Con el fin de transparentar el manejo de recursos económicos y la ayuda sanitaria proveniente del extranjero para enfrentar la pandemia del COVID-19 en el país, el Gobierno decidió que estos sean canalizados e invertidos mediante el Programa de las Naciones Unidas en Bolivia (PNUD), remarcó el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

La autoridad informó que hasta la fecha se recibió un lote importante de insumos y equipos médicos provenientes de China, además de laboratorios para la detección inmediata del COVID-19 dotados por el PNUD, que fueron distribuidos inmediatamente a las distintas redes de salud del país.

Respecto al apoyo financiero, apuntó que no se recibió ayuda de esta naturaleza y que la única asistencia en dinero fue efectivizada por el empresariado boliviano y la banca privada (Bs 22 millones), recursos que se destinarán a la compra de reactivos médicos, equipos de laboratorio y material para la protección personal, cuya adquisición será efectuada por el organismo internacional porque este abaratará los costos y los tiempos de entrega.

“Estuve viendo en redes sociales comentarios de la gente sobre la llegada de ayuda económica a Bolivia, prácticamente están haciendo números, pero quiero informales que solo los respiradores, equipos de terapia intensiva que hemos adquirido hasta la fecha, cuestan cerca de 1.000 millones de bolivianos, y la ayuda que recibimos no llega ni a 2 millones de dólares porque la mayoría de los recursos que invertimos es dinero que iba a ser utilizado en inversión de infraestructura, se trata de préstamos del Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata)”, explicó el ministro.

Manejo transparente

En ese contexto y con el fin de transparentar el manejo de los recursos de ayuda extranjera, Núñez aseveró que toda colaboración internacional será canalizada y administrada por el PNUD.

«El Gobierno no manejará el dinero”, subrayó.

Detalló que la compra de insumos y equipos médicos se lo hace con la venia de la organización y se lo adquiere a precios bajos y en corto tiempo ante la elevada demanda.

La presidenta Jeanine Áñez garantizó el lunes el manejo transparente de todas las donaciones que recibe el Estado boliviano de organismos internacionales y entidades privadas del país, con el fin de controlar y eliminar la propagación del COVID-19.

La autoridad remarcó que los recursos económicos son destinados a la compra de insumos médicos de bioseguridad para el personal de salud y la adquisición de equipos para los hospitales que albergarán a las personas que requieran tratamiento.

“Somos absolutamente cuidadosos de los recursos que recibimos, por esa razón hemos pedido al PNUD que nos acompañe en la compra de equipos e insumos porque de esta forma garantizamos, en primer lugar, la transparencia en el manejo de todos los recursos económicos, y en segundo lugar, logramos los costos más baratos porque los volúmenes que compra las Naciones Unidas son inmensos y tienen mejores ventajas en precios y tiempos de entrega”, sostuvo la Mandataria.

Administración del PNUD

La representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Bolivia, Luciana Mermet, afirmó que la compra de insumos y equipos médicos para luchar contra el coronavirus se hará con altos estándares de transparencia y calidad.

“Nosotros contamos con reglas y procedimientos auditados por las Naciones Unidas, con altos estándares de transparencia, y la presidenta Jeanine Áñez fue clara en el sentido de que hay una vocación de aprovechar estas ventajas que puede tener el PNUD para adquirir bienes vitales», aseguró Mermet en entrevista con medios estatales.

Añadió que el PNUD tiene experiencia de décadas en la adquisición de bienes para el sector de salud, ya que es un gran proveedor y comprador para programas de lucha contra la malaria en el mundo, tuberculosis y VIH (virus de inmunodeficiencia humana), entre otras enfermedades.

En el caso de los Bs 22 millones donados por el empresariado boliviano, la representante de la organización internacional mencionó que con ese dinero se prioriza la compra de equipamiento de bioseguridad y reactivos.

“Esta semana acordamos los términos con la Asoban (Asociación de Bancos Privados de Bolivia) para colocar la compra y supongo que a finales de esta semana o principios de la que viene se podrá colocar”, sostuvo.

Indicó que se cuenta con personal que conoce el mercado de China, desde el cual se harán las adquisiciones que se requieran, porque en este momento muchos países aplicaron restricciones a la exportación de insumos médicos, como el caso de India o Estados Unidos, lo que complica la oferta y demanda en el área de salud porque todos buscan los mismos bienes.