El ministro de la Presidencia, Yerko Nuñez, en la entrega de 15 respiradores convencionales para el hospital San Juan de Dios en Santa Cruz. (Foto: Min Presidencia)

Fernando del Carpio / Bolivia Digital

El Gobierno no socapará ningún acto de corrupción, «no se tapará a nadie, caiga quien caiga», afirmó este martes el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, sobre el presunto sobreprecio en la adquisición de los 170 respiradores españoles que llegaron la semana pasada y comenzaron a ser distribuidos.

El Ministerio de Salud, explicó Núñez a radio Panamericana, solicitó al Ministerio Público que inicie la investigación y dé con los responsables de las irregularidades en el proceso de compra.

En ese marco, la Fiscalía informó sobre la detención esta tarde del jefe de Adquisiciones del despacho de Salud, Fernando Valenzuela.

GP Innova, la empresa española, informó que el costo de cada respirador es de $us 12 mil cada uno, pero se habría pagado $us 27 mil (una diferencia de $us 15 mil).

El ministro manifestó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dio curso a la adquisición de los respiradores, pero eso no significa que haya participado en todo el proceso.

«Lo que hace el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez es pedir cárcel para las personas que cometieron hechos de corrupción, que devuelvan el dinero y les caiga todo el peso de la ley», aseveró.

El titular de la Presidencia afirmó que la Fiscalía debe establecer el daño económico causado al Estado, y recordó que el Ministerio Público elegido por los dos tercios del Movimiento al Socialismo (MAS) debe indagar y dar con los responsables.

Núñez indicó que, a diferencia de lo que ocurría con el anterior régimen, hoy se investiga, tal como lo pidió la Jefa de Estado.