La Unidad Técnica de Ferrocarriles informó que el Gobierno desembolsó Bs 612.680.030,20 por concepto de anticipo para el proyecto. De ese monto, la empresa encargada devolvió Bs 277.467.945,99, y en su poder quedaron Bs 335.212.084,21, que pueden emplearse para los subcontratistas.

ABI / Bolivia Digital

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, informó que mañana, junto a la Unidad Técnica de Ferrocarriles (UTF), analizará la situación del proyecto del Tren Metropolitano de Cochabamba.

La Asociación Accidental Tunari (AAT) ejecuta esta obra y en pasados días aseguró que el incumplimiento de pagos por parte del Estado le generó dificultades con sus empresas subcontratistas. Además, advirtió que los materiales y suministros para la construcción del proyecto corren riesgo de ser rematados en Chile.

Al respecto, Arias afirmó que «se hará conocer el comunicado de la Unidad Técnica de Ferrocarriles y el lunes será analizado (el tema)», según una nota de prensa que difundió la cartera de Obras Públicas.

La autoridad gubernamental agregó que la AAT tiene que entender que es una empresa contratada por el Gobierno y sus quejas tiene que realizarlas o darlas a conocer por conducto regular.

Según un comunicado de la UTF publicado ayer, el Ministerio de Obras Públicas desembolsó Bs 612.680.030,20 por concepto de anticipo, y de ese monto, la AAT devolvió Bs 277.467.945,99, y en su poder quedaron Bs 335.212.084,21, que pueden emplearse para subcontratistas y pago para la liberación de trenes y materiales que se encuentran aún en Chile.

Además, ese comunicado aclara que el contrato suscrito para el Tren Metropolitano es llave en mano, por lo tanto, los elementos de catenaria y otros materiales aún no son de propiedad del Estado boliviano y la AAT debe tomar las medidas necesarias para su resguardo.