Imagen sobre la discriminación

Cada 24 de mayo se recuerda el Día Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación. Se trata de no olvidar los vejámenes que sufrieron más de 50 campesinos en la ciudad de Sucre en 2008, cuando en la plaza 25 de mayo fueron obligados a arrodillarse descamisados para ser víctimas de la irracionalidad del fascismo en su estado más puro.
Este episodio histórico está tan próximo a nosotros en el tiempo y al cuál no hay que perder de vista para saber siempre que todavía subyace este sentimiento de superioridad en la sociedad boliviana frente ‘al otro’, al campesino, al indígena, a los oprimidos de siempre; es sin duda un momento para recordarle al país que ya no se puede pensar una sociedad con marginados y excluidos, es el tiempo del reconocimiento de todos y todas, como ciudadanos del Estado Plurinacional.
Existe un documento sobrecogedor, el registro ‘in situ’ de lo que sucedió en Sucre ese día de 2008, material registrado por César Brie, imágenes que serán puestas en valor a través de su montaje para la realización del documental Ofendidos y Humillados (2008).
No hay en el horizonte nacional contemporáneo una película de denuncia más lúcida que ésta. El valor del registro crece en tanto identifica a los agresores, los encuadra en este su pequeño gesto de barbarie absoluta. Existe la distancia de la cámara con los hechos, ya que no es uno de los campesinos el que filma, por eso también tiene cierta libertad de movimiento y acción. Ofendidos y Humillados es el más representativo documental de la caída de un sistema, del fin de una época, es en ese momento de quiebre histórico que se hace luz sobre una población que no había sido considerada con la plenitud de sus derechos sobre éste que es su país.
Valga la oportunidad para ver esta película, un documental político, un documento que se hace imprescindible para comprender el nacimiento del Estado Plurinacional. Mantener viva nuestra memoria permite que tengamos un lugar común para volver a encontrarnos, la expropiación de nuestras historias no puede vencernos, somos lo que hemos vivido y lo que nos une son estos lugares comunes que nos permiten el reconocimiento propio en ‘los otros’ que también somos nosotros.   

* Crítico de cine 

linkedin