Infograma: Horacio Copa.

 

Gabriela Ramos / Bolivia Digital

Ante la posibilidad de que la cuarentena por el coronavirus (COVID-19) se flexibilice y algunos sectores de la población retomen sus actividades laborales, la gente se aprovisiona de accesorios y ropa de bioseguridad. Estos son ofertados en calles, mercados e redes sociales a precios que van desde los 202 bolivianos hasta los 460 bolivianos.

La oferta de trajes o kits de bioseguridad incluyen: un mameluco hecho con tela impermeable, barbijo, guantes de látex, protector visual o escafandra, gafas o lentes protectores y botas de goma. En el cuadro que acompaña esta nota podrá ver los precios de estos elementos.

Estos insumos se pueden comprar en el mercado en kits o combos (es decir el traje completo) o también de manera individual.

El secretario general de la Sociedad Boliviana de Infectología, Juan Pablo Rodríguez, afirma que la población puede equiparse con estos insumos, pero debe tomar en cuenta el grado de contacto que tiene con otras personas en su actividad laboral porque no es necesario que los use todos .

“Una persona que trabaja en un banco necesita protegerse porque está en contacto constante con otras personas; el médico personal también porque podría atender a personas que portan el virus; pero no todos corren el mismo peligro, por lo tanto, lo imprescindible es usar el barbijo, cumplir el distanciamiento social y aplicar el lavado de manos; en algunos casos no sería necesario usar mamelucos u otros artículos ”, recomendó.

Sin embargo, ante una flexibilización virtual de la cuarentena, el epidemiólogo Gonzalo Taboada manifestó que cualquier recaudo que la gente pueda tomar para protegerse no está por de más.

“Mientras más protegida está la gente mejor, porque no queremos que ocurran situaciones como la de Montero (Santa Cruz), donde la población salió a las calles sin mucha protección y los casos se dispararon. Lo que la población debe hacer siempre es cumplir con el uso del barbijo, el lavado de manos y el distanciamiento social ”, aseguró.

Como pan caliente

“Hace un mes que empezamos con la confección de los trajes de bioseguridad y ya tenemos como 2.000 pedidos, incluso de servidores públicos. Tenemos ofertas por mayor y en caso de pertenecer a una empresa o institución, hacemos el trayecto con el logotipo bordado”, señaló Beatriz Ramírez, una de las personas que se dedican a este negocio coyuntural mediante Facebook.

La mujer explicó que se asoció con una amistad que se dedica a la importación de artículos varios, y que le proporciona guantes, lentes protectores y botas. Esta persona hizo los contactos necesarios para llegar a otro proveedor de tela y materiales, a fin de elaborar las escafandras o pantallas visuales, además de los barbijos.

«Nos asociamos con una tercera persona que elabora las escafandras e iniciamos la oferta de nuestros kits de bioseguridad», específicamente.

Ramírez señaló que estos implementos se venden muy bien, ya que la gente busca sentirse segura al retornar a trabajar.

“Nuestra gente necesita volver a trabajar, pero también tiene miedo al virus; la necesidad de generar recursos para sus familias lleva a la gente a salir y por eso les ofrecemos estos insumos para protegerse. Nos hemos asesorado con médicos y ellos mismos forman parte de nuestra clientela ”, señalaron.

Este negocio se trasladó a las calles, ya que muchas personas decidieron dedicarse a la confección de overoles y mamelucos de tela impermeable.

Diana Tarquino es secretaría en una entidad privada que retomará su trabajo en los próximos días, según las informaciones ofrecidas por el Gobernador de La Paz y los alcaldes de la sede de gobierno y la urbe alteña.

«Ya nos mandarán una comunicación interna para volver a trabajar en cuanto las autoridades municipales lo autoricen, por eso estoy buscando un buen mameluco para ir a laborar», señaló mientras revisaba un modelo de color beige.

En las calles se pueden encontrar estas prendas desde 70 bolivianos; el material es de tela impermeable sencilla, en las tallas S, M o L.

Las tallas XL o XXL se cotizan en 90 o 120 bolivianos. El precio es más alto si el material es de mayor calidad, por ejemplo, la tela impermeable adhesiva o con diseños cuesta hasta 140 bolivianos.

Recaudos

El epidemiólogo Gonzalo Taboada aseguró que la persona debe aplicar las medidas básicas de bioseguridad para tener una protección total ante el coronavirus: el lavado de manos y evitar tocarse la cara.

Añadió que es importante que el individuo limpie bastante su ropa de bioseguridad o las prendas que use en la calle antes de ingresar a su casa, y en caso de usar guantes, que se lave las manos de igual manera.

El infectólogo Juan Pablo Rodríguez acotó que, en caso de usar mamelucos o escafandras, es importante que cada persona se lave las manos antes y después de quitárselos.