El jefe de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, en conferencia de prensa junto a su bancada de asambleístas. Foto: Jorge Mamani

Bolivia

Diputados por el Movimiento Al Socialismo (MAS) le dijeron ayer al jefe de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, que no se condiciona ni negocia la masacre de 2019, esto después de que el líder opositor presentó una propuesta de seis puntos para presuntamente pacificar el país, en la que se exige la liberación de Jeanine Añez y sus colaboradores, si el MAS quiere que se encamine un juicio de responsabilidades en la Asamblea Legislativa.

Mesa, acompañado de su bancada de asambleístas, en conferencia de prensa en el hall de la Cámara de Diputados, dijo que su propuesta apunta a superar la dicotomía entre fraude electoral y golpe de Estado, la renovación en la justicia, investigar los hechos de violencia de 2019 y 2020, libertar a los presos políticos, entre otros.

“La dicotomía, la diferencia, la ruptura entre visión fraude-golpe de Estado está generando un punto muerto que le está haciendo profundo daño al país, por eso creemos que la viabilización del mayor interés de la patria es ser capaces de superar esa división y establecer una mirada de futuro”, sostuvo.

NO hay negociación

En respuesta, el diputado por el MAS Juanito Angulo fue categórico, dijo que ninguna reconciliación o acuerdo de una presunta paz en el país pasa por dejar en la impunidad la muerte de bolivianos, y menos el de garantizar un juicio de responsabilidades si se libera a los responsables de la masacre de 2019 en Senkata y Sacaba.

“No se puede negociar los muertos y los hechos de violación de los derechos humanos que se han cometido. Debe quedar claro que la reconciliación de la paz va a ser a través de la justicia, con la verdad histórica de los hechos que hoy el pueblo boliviano está pidiendo sobre lo ocurrido durante el régimen de facto de Jeanine Añez”, aseguró.

Coincidió con ese criterio su colega por Cochabamba Héctor Arce Rodríguez, quien además calificó a Mesa como un oportunista que busca evitar culpa y dejar en la impunidad la masacre de los bolivianos en el país.

“Jamás vamos a permitir que a costa de impunidad se haga un chantaje, lo que en el fondo está buscando Carlos Mesa es impunidad para todos los criminales cívicos y políticos que secuestraron, sembraron terror, llanto y muerte en el país. Fueron más de 1.500 detenciones ilegales, 800 heridos y 37 muertos por el régimen que se instauró en el país”, manifestó.

linkedin