INT - Turismo - AFP

 

EFE / España – Edición impresa

El cambio climático puede hacer “desaparecer” la actividad del turismo por el efecto de la huella de carbono que genera ese sector y que se traduce en un 8% de los gases emitidos en 2017, alertó ayer la ONU en la Cumbre del Clima en Madrid, la COP25.

Al presentar el estudio “Transport related CO2 emissions of the tourism sector-modelling results” (Transporte y emisiones de CO2 en el sector turístico-ejemplo de resultados), el secretario ejecutivo adjunto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP), Ovais Sarmad, afirmó que ese porcentaje de gases emitidos podría disminuir con el trabajo “conjunto” de todos los implicados para “tomar medidas ambiciosas”.

Otro de los fines importantes que tienen que seguir los sectores público y privado, así como los ciudadanos, dijo Sarmad, es el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2020-2030 de Naciones Unidas.

El turismo es una “locomotora económica”, pues representó el 10% del PIB mundial en 2017 —creció casi un 50% más deprisa que la economía mundial— y creó millones de puestos de trabajo, uno de cada cinco, conforme a la investigación.

El estudio se centró especialmente en el efecto que tiene el transporte del sector turístico en el medio ambiente, cuyas emisiones constituyen el 5% del total mundial, explicó el director de Desarrollo Sostenible de Turismo de la Organización Mundial del Turismo (OMT), el doctor Dirk Glaesser.

El director ejecutivo de la OMT, Manuel Butler, pidió a los países asistentes a la cumbre que, luego de conocer estos datos, “no traigan discursos sobre el cambio climático, sino soluciones”.

Entre los asistentes a la presentación estaba la secretaria de Estado de Turismo de España, Isabel Oliver, quien destacó la importancia que tiene el cuidado del medio ambiente para el Estado, que tiene “interiorizados” los principios del turismo sostenible 2020-2030 con ministerios relacionados entre sí —porque “afecta a todo el Gobierno”— o con el liderazgo en el programa One Planet Sustainable Tourism.

Asimismo, describió que el turismo puede ser un instrumento para alcanzar la igualdad, la inclusión social y la conservación del patrimonio, además de la necesidad de cuidar el turismo marítimo y costero.

“El futuro no solo está en lo material que dejamos en el planeta, sino lo que heredarán las generaciones futuras”, concluyó.

Una representante de las islas Seychelles expuso la necesidad de ayuda que tiene su país para seguir adelante con un turismo sostenible, ya que las medidas que toma el Gobierno no son populares porque el turismo es el principal motor de su economía.

2019 cierra la peor década de la crisis climática

El año 2019 pone fin a una oscura década en la crisis climática en la que está inmerso el planeta por la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, según la mayoría de los científicos. Así lo alerta la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que presentó ayer su informe anual sobre el estado del clima.

“Este 2019 cierra una década de calor global excepcional, pérdida de hielo y récord de aumento del nivel del mar impulsados por los gases de efecto invernadero que expulsan las actividades humanas”, detalló esta organización.

Dos datos concretos dan idea de la magnitud del problema: las temperaturas medias para los períodos de cinco años (2015-2019) y de 10 años (2010-2019) son las “más altas registradas” casi con seguridad.

La OMM adelanta que este año será el segundo o el tercero más cálido desde que existen los registros fiables (1850).

“El retrato general no va a cambiar”, apuntó Petteri Taalas, secretario general de la OMM, en referencia al mes que aún resta para que concluya 2019.

Para cumplir el acuerdo de París, recordó Taalas, se deben alcanzar las emisiones cero en 2050, algo que no se cumple.

Gobernabilidad del agua, clave en Latinoamérica

La crisis del agua que sufren muchos países de América Latina, especialmente los sudamericanos, es uno de los principales desafíos que afronta la región para los próximos años en la lucha contra el cambio climático.

El problema de la gobernabilidad del agua en Latinoamérica fue uno de los temas tratados en la segunda jornada de la cumbre del clima.

“No hay escasez de agua en el mundo, sino de infraestructuras e ideas”, dijo el boliviano Carlos Fernández-Jáuregui, coordinador adjunto del Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Datos

12,5 millones de personas en la región africana sufrirán una grave inseguridad alimentaria hasta marzo de 2020, según la OMM.

El cambio climático no solo está ligado al aumento de las temperaturas medias, también a fenómenos meteorológicos extremos.

La cumbre durará hasta el 13 de diciembre.