La representante residente del PNUD en Bolivia, Luciana Mermet.

Franz Acarapi / Bolivia Digital

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de sus programas y agencias, coopera al Estado boliviano en la elaboración de un plan de recuperación estratégica multisectorial para el período poscrisis sanitaria generado por el coronavirus, informó a este medio la representante residente adjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Bolivia, Luciana Mermet.

“Hablar de recuperación nunca es temprano, lo tenemos que hablar desde ahora. Desde las Naciones Unidas, y el PNUD es parte, por supuesto, del sistema de agencias, fondos y programas trabajando en esto, se están determinando algunas acciones para acompañar al país (Bolivia) en un plan de recuperación, que es multiestratégico, multisector”, explicó.

Según Mermet, en este momento el mundo atraviesa una etapa muy difícil a causa de la pandemia del coronavirus, lo que no quiere decir que se deba esperar “a que pase la crisis para hablar de recuperación, por el contrario tenemos que instalar esta discusión desde ahora que es cuando más sufren los sectores”.

Indicó que junto a la población existen grupos económicos, como la industria del turismo, el de servicios, las pequeñas, medianas y microempresas, además de la cadena productiva de las grandes empresas, que demandan respuestas inmediatas al problema actual.

De acuerdo con la representante del PNUD, quien calificó de oportunas y tempranas las medidas asumidas por el Gobierno para combatir la propagación de la pandemia, en este momento se realizan conversaciones para identificar los sectores más golpeados por la crisis o más críticos respecto a aquellos menos afectados.

Agregó que será fundamental analizar qué pasará con aquellas personas que no tienen un empleo formal, los migrantes, entre muchas variables que requieren ser discutidas y estar muy presentes en los análisis de recuperación.

Los planes que se diseñan en coordinación con la ONU tienen una característica más humanitaria. Asimismo, este tendrá que contar con un apoyo o respuesta del sistema financiero multilateral con la finalidad de aplacar la carga de deudas que pueda tener el Estado boliviano, tomando en cuenta que sería difícil cumplir con los pagos si en este momento de emergencia sanitaria el país se ve imposibilitado de recolectar impuestos, sostuvo la representante del PNUD.

“De cualquier manera hay que tener un enfoque muy integral, un enfoque en el que incorporemos la variable de productividad económica, que es vital para que la economía (boliviana) siga funcionando”, mencionó Mermet.

La reactivación económica tomaría dos años

En balance sectorial, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, indicó que el sector productivo nacional atraviesa una etapa de crisis por las medidas aplicadas para contener la expansión del virus.

El ejecutivo apuntó a las actividades como el turismo, la gastronomía y el comercio como los grupos económicos más golpeados por la situación que atraviesa el país.

“Hay actividades que no han tenido ingresos y finalmente para atender la parte salarial hay que generar ingresos”, sostuvo.

Según Barbery, una vez que pase la situación de emergencia sanitaria, la reactivación económica nacional podría tomar unos dos años, y el tercero nuevamente se tendrá un país productivamente reordenado con sus empresas nuevamente reactivas y sostenibles.

Caída de ingresos

Una encuesta realizada por la Cámara Nacional de Comercio (CNC), denominada Impacto del COVID-19 sobre la actividad empresarial, indica que seis de cada 10 empresas sufrieron una caída de más del 70% de sus ingresos económicos.

Asimismo, el 17% del total de empresarios que respondieron la encuesta mencionaron que deberán cerrar el negocio ante la imposibilidad de generar ingresos durante el período de cuarentena, mientras que nueve de cada 10 compañías del sector turismo se quedaron sin ningún tipo de ingreso en el período de cuarentena.