INTER17-F11-NICARAGUA - ARCHIVO

 

AFP /Bolivia – Edición impresa

La oficina de la alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, instó al Gobierno de Nicaragua cesar “la persistente represión” de opositores, luego que oficialistas irrumpieran en dos iglesias.

“Estamos muy preocupados por la situación de 13 personas que como forma de protesta entraron en una iglesia en Nicaragua, que luego fue rodeada por la Policía”, dijo Rupert Colville, portavoz de la Alta Comisionada del organismo internacional.

“El Gobierno debe terminar con la persistente represión de la disidencia y las detenciones arbitrarias, y abstenerse de criminalizar y atacar a los defensores de los derechos humanos, opositores políticos y cualquier otra voz disidente”, agregó.

Luego de que fuerzas policiales mantuvieran todo el día rodeados los alrededores de la iglesia San Miguel de Masaya (sur) y la catedral de Managua, donde grupos de opositores están en huelga de hambre, la arquidiócesis de la capital nicaragüense denunció que partidarios del Gobierno incursionaron con violencia en la Catedral.

“Grupos violentos afines al Gobierno han ingresado y tomado el control de la Catedral de Managua” contra los religiosos, dijo la arquidiócesis, presidida por el cardenal Leopoldo Brenes.