Nuevamente las organizaciones sociales levantan su voz y muestran su firmeza en contra de las mentiras de la derecha y sus intentos de desestabilizar la gestión del presidente Luis Arce, quien ganó las elecciones con más del 55,1%, resultado que algunos personajes quieren desconocer sin argumentos y con falsas acusaciones.

Miles de indígenas, campesinos, trabajadores e interculturales participarán mañana en la marcha convocada en defensa de la democracia y el gobierno de Luis Arce y David Choquehuanca, ante la advertencia de nuevas movilizaciones por parte de sectores radicales que sólo buscan generar conflictos en el país bajo el discurso de protesta contra leyes que buscan el desarrollo del Estado.

La movilización partirá el 23 de noviembre desde la localidad de Caracollo, Oruro, con destino a la ciudad de La Paz. En la marcha participarán todas las organizaciones sociales del país y se prevé que su arribo a la sede de gobierno sea el 29 del mismo mes.

La convocatoria llegó a varios sectores como la Central Obrera Boliviana (COB), la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia – ‘Bartolina Sisa’, el Pacto de Unidad, la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).

Por otra parte, el senador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Leonardo Loza informó este domingo que alrededor de 5.000 productores de coca confirmaron su participación, como la Federación Yungas Chapare, entre varias otras.

“Estoy en Cochabamba para seguir contactándonos con algunos dirigentes departamentales y nacionales para que el día martes 23 inicie con fuerza la marcha (…) Es una marcha por la patria, que defiende nuestra revolución democrática cultural, defender a nuestro Gobierno nacional”, dijo el presidente del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales.

La convocatoria coincide con el mensaje del presidente Arce, quien manifestó a las organizaciones sociales que es necesaria una “permanente movilización”, y recordó que la derecha utiliza una serie de instrumentos como la mentira, la religión y el matonaje para obligar a la gente a acatar medidas de presión. También forma parte de su arsenal la discriminación y el racismo en contra de los más humildes.

La democracia trata de ser vulnerada en medio de discursos como el del presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, quien habla de repetir fórmulas (claramente haciendo alusión al golpe de 2019), tumbar gobiernos y otras peroratas que muestran las verdaderas intenciones de esa oposición radical.

Sin embargo ahora los movimientos sociales salen en defensa de su pueblo, de su democracia y su Gobierno luego de experimentar los resultados de este año de gestión que muestra a una Bolivia recuperada, con más empleos, con inversiones para su desarrollo, hechos que a la derecha no les gustan para nada.

linkedin