El gobernador de Oruro, Zenón Pizarro. (Foto: Radio Fides)

Bolivia Digital

Autoridades locales del departamento de Oruro y organizaciones sociales analizan la posibilidad de flexibilizar la cuarentena que adoptan estrictamente hace 22 días ante la falta de ingresos para el sustento de las familias y porque el número de pacientes se mantiene en ocho casos.

El gobernador Zenón Pizarro informó en una entrevista con la Red Uno que si bien fueron un ejemplo nacional e internacional, no se puede bajar la guardia, pero sí flexibilizarla un poco.

“A 22 días nos encontramos preocupados porque las personas ya no tienen la capacidad de sostener su economía ante la falta de trabajo y por esa razón se analiza un plan departamental en coordinación con los 35 alcaldes del departamento, con gremiales, transportistas y empresarios”, señaló Pizarro.

La autoridad informó que ya se reunieron con el sector del transporte, que como otros expresó su preocupación por la falta de ingresos para mantener a sus familias. “Si no morimos con el virus, moriremos de hambre”, manifestó.

Pizarro recalcó que no se levantará la cuarentena, pero sí se flexibilizará con algunas estrategias que se analizan, como colocar cordones de control en todo el departamento para que exista un control riguroso y no se deje ingresar a nadie.

“Todo esto lo consensuaremos, también veremos la posibilidad de que los mercados salgan con más frecuencia. Hasta ahora se disponía de tres días a la semana (martes, miércoles y viernes), ahora veremos la posibilidad de aumentar uno o dos días más, pero los comerciantes tendrán que salir a ofrecer sus productos de acuerdo con el último número de su cédula de identidad para evitar aglomeraciones”, aclaró.

Acerca del transporte, manifestó que tendrían que salir por número de placas, de manera obligatoria con alcohol y desinfectar los vehículos cada cierto tiempo. Los pasajeros deberán ingresar con guantes y barbijo de manera obligatoria.

“Esta pandemia no es para un mes, por tanto tenemos que tener un plan a corto plazo y otro a largo plazo, y trabajar como gobierno departamental porque tenemos que aprender a convivir con este virus. Estamos aprendiendo a ser más cuidadosos, aseados y convivir en familia”, señaló.

Ingreso

La autoridad departamental también expresó su preocupación por las regiones de Pisiga y Tambo Quemado, por donde en los últimos días ingresó un grupo de bolivianos.

“Hemos pedido al Gobierno nacional el cierre de fronteras, de lo contrario el trabajo que hicimos sería en vano”, sostuvo.

Denunció que los orureños reclaman que esta cuarentena es solo para los pobres y no para los ricos porque los segundos continúan con la exportación e importación de productos sin control.

“Ahora tenemos 300 conciudadanos fuera de los 480 que están en Pisiga en cuarentena; pedimos que se militarice para que nadie entre al territorio boliviano. Si alguien entra tomaremos acciones legales por atentar contra la salud del pueblo boliviano”, concluyó.

Oruro fue la primera ciudad en ser declarada en cuarentena (15 de marzo), luego la medida se extendió a todo el departamento (23 de marzo). La presidenta Jeanine Áñez declaró la cuarentena y estado de emergencia hasta el 15 de abril para contener la propagación de la enfermedad.